lunes, septiembre 11, 2006

¿Supervivientes?


La muerte, la antítesis de la vida, temida por muchos y yo no voy a ser una excepción. Sí, si dijese que me río de ella, estaría mintiendo y mintiéndome a mí misma. Pero, adopté una teoría, quizás muchos piensen que estoy loca, pero es mi verdad, aunque no sea la verdad de todos, a mí me sirve para sentirme mejor frente a ésa terrible realidad. Porque lo que se mencionaba en los textos religiosos no me convencía, creo que tienen una certeza trascendente. Por eso, busqué y busqué en el mundo absurdo de lo esotérico, intentando hallar respuestas pero, no hallé casi nada útil, sólo esa estúpida teoría; en ocasiones me siento avergonzada de decir que me parece más lógica que muchas de esas explicaciones religiosas , pero soy franca: es cierto.
Durante un tiempo la muerte fue causa de mis días más amargos, mis días de miedo; no hacía más que pensar en ese lazo que nos une a todos; el modo en el que le llega a cada uno es diferente pero, al fin y al cabo, todos acabamos igual y punto y final. Lloraba y lloraba a solas en el balcón de mi casa; me quedaba atenta mirando a la gente pasar por la calle, entonces a mi mente llegaba la idea de nuestro final, nuestro fin del mundo y el llanto venía; irremediable, corría y corría por mis mejillas formando lagos y fluídos ríos. Y cuando iba a dormir, antes de caer en sueños, la muerte se inmiscuía en mis pensamientos y mis noches se tornaban angustiosas. No es que haya vencido el miedo a la muerte, pero ahora la veo con otros ojos pero, más que nada también me ha servido de mucho ignorarla. Hubo un tiempo, en que no sé porqué estaba segura de que iba a morir joven ( hoy por hoy no pienso lo mismo) pero, antes aquello se me presentaba como una gran certeza. La verdad, es que la muerte se me ha acercado varias veces; ha sacado sus garras afiladas, con sus oscuros dedos huesudos y ha intentado atraparme en su red; ha intentado asestarme un duro e invisible golpe con su pica, sin conseguirlo... ...en fin, ha creado las circumstancias propicias para transportarme más allá de los tiempos, del espacio, de la materia en sí, convirtiéndome en inmaterial. Lo cierto, es que la muerte trabaja y trabaja sin descanso; puedes encontrarla en cada esquina... ...la muerte, con su fuerte poder... ...¿Es tan, tan, tan poderosa que una vez que llega no la podemos evitar?
Creo, que la muerte sí es evitable: muchas veces logramos escapar de ella ¿ No se han visto personas que han sido capaces de sobrevivir a un cáncer, por ejemplo?¿ No han existido aparatosos accidentes en los que milagrosamente el conductor del auto ha salido ileso?
No sé, a veces la apreciada vida es más fuerte que la muerte, lucha insistentemente contra el invasor, hasta que éste aterrorizado o, quizás a regañadientes, se aleja.
Cuando tenía ocho años , fue la primera vez que me encontré con la muerte. Yo estaba en la playa y sigilosa, segura y calmada, como suele ser su forma de actuar, se acercó a mí. No tuvo piedad de la niña que se estaba bañando en el mar, con su colchoneta, porque entre otras cosas, la muerte no entiende de edades. Me hundí bajo las olas, no era capaz de llegar a la superficie y fue el amor de mi padre lo que me regaló el soplo de vida.
Otra vez que me topé con ella, tendría 10 o 11 años , estaba sumida en un muy profundo sueño, y ella se acercó; no sé de donde salió , quizás entró por la ventana de mi habitación; estaba en el aire. Ésa vez estaba soñando con una piscina, y sentía que me ahogaba en ella; la falta de aire se hacía cada vez más real, hasta que desperté de un sobresalto y la almohada cayó de sopetón al suelo: la había tenido en la cara y me estaba ahogando.
Otro de mis encuentros fue en una piscina municipal: estaba con mi hermana y mis padres. Mi hermana me pilló desprevenida y se me subió encima a caballito y me hundió bajo el agua. No cogí aire, y sentí que me estaba ahogando, hasta tal punto que me sentía al límite de la muerte. Cuando mi hermana me soltó, me agarré a la escalera de la piscina, temblando y no podía dejar de temblar.
A los 13 años, en un pantano cerca de mi localidad, la odiosa atrapó mi pierna en arenas moverizas; fue uno de mis hermanos el que tiró de mi y me sacó.
Cuando tenía 14 años, también venía con mis padres y mi hermana de ver a mis tíos segundos. Un coche (carro ,en sudamérica) se cruzó en nuestro camino de cara nuestra, lo vi muy cerca, faltaron milímetros para que nos chocáramos pero, mi padre dió un gran frenazo y a esa escasísima distancia el otro volvió a meterse en su carril. En ese momento, tuve una certeza, mi tía segunda iba a morir y así fue: al domingo siguiente murió, aunque ésa es otra historia.
Con 14 años, también se nos hechó un coche encima cuando íbamos camino del colegio; la carretera que teníamos que cruzar era peligrosa: de doble sentido, la gente ya había dicho que le hacía falta un semáforo con paso de peatones, pero hasta que no pasó lo que tenía que pasar... ... a mi padre y hermana les atropelló el coche; mi padre un rasguño en la cara, del que le quedó una cicatriz y mi hermana fue la peor parada , con un esguince en el tobillo y la rodilla se le llenó de líquido, la tuvieron que vendar la pierna e ir un tiempo con muletas; yo fuí la mejor parada: el espejo del coche (carro), me rozó el hombro pero, no me hizo nada, absolutamente nada.
Estos han sido mis encuentros con la muerte, de los que con suerte o sin ella he salido ilesa. Por tanto, la muerte es invencible: no. La muerte acecha en cada esquina , se huele en el ambiente pero, también vaga su antagónica: la vida. La vida lucha con la muerte y a veces vence pero, otras debe ceder. Seguro, que a mucha gente del mundo,como a mí, ha visitado la maldita y ha sido burlada. ¿Cómo se nos puede considerar, entonces?¿Supervivientes? ¿ Superhéroes por saber defender nuestra propia vida o la de los demás? o ¿Simplemente somos personas con suerte? ¿ Os habéis encontrado alguna vez cara a cara con la muerte? Podéis contarme , soy toda oídos, sabéis que siempre os escucho y recordad: la muerte es fuerte, fiera, pero, no invencible; siempre hay una esperanza.

13 dicen bla,bla,bla:

Dinorider d'Andoandor dijo...

solo se que nadie se va el dia anterior

El Bartender dijo...

Dos veces pensé que le veia la cara, dos veces sentí que pasaba del otro lado, una enfermedad y un accidente.
Pero me equivocaba, la muerte no se deja ver cuando lo busca a uno, muestra su peor rostro al llevarse al ser amado.

Gabrielus dijo...

Amiga Esther.
Es difícil que alguien no esté nunca en su vida cerca de la posibilidad de morir, salvo que tenga un día de vida...(a veces ni aun en esos casos).
En mi caso, nací con un soplo o anomalía en el corazón, pero resultó ser inofensiva...aunque nunca está demás hacerse un chequeo de vez en cuando.
De niño una vez me llevé por delante la heladera de casa y me hice un tajo en la frente. Por suerte sólo fueron puntos de sutura y no más.
El riesgo más grande que tuve fue cuando estaba por cruzar la calle con mi padre, y venía un bus o colectivo u ómnibus, y en vez de frenar con mi padre para esperar, yo seguí queriendo cruzar, y el coche me rozó la cabeza. Sólo fue un mínimo golpe, pero de la que me salvé no?
A esto debo agregar que mi hermana salió de una grave pulmonía y también como tú, estuvo a punto de ahogarse en una pileta de no haber sido por alguien que la sacó de los pelos.
Así es la vida amiga, siempre codeándonos con la muerte.
Pero pensando más allá, no debemos temer para nada.
Fíjate en el ejemplo de Sócrates, aunque no te guste quizás mucho, pero él fue un hombre que fue injustamente condenado por defender el derecho que tiene cada uno de pensar y de descubrir las verdades, aunque vayan contra el comun pensar de la gente.
Y cuando lo condenaron, recibió a la muerte con gusto! Porque prefería morir a cambiar su forma de vivir que era mantener sus ideales y ayudar a la gente a pensar más allá. Y con gozo recibió la muerte, hasta tal punto que en la era cristiana muchos lo compararon con Jesús.
Ya ves amiga que la muerte no debe atemorizarnos cuando podemos mantener firmes nuestros pensamientos y esperanzas.
Y es fundamental tenerla en cuenta, en todo caso, para vivir cada instante de la vida como si fuera el último.
Besos amiga!

Andrés Asenjo Morosetti dijo...

Como estas querida amiga blogera.
La verdad es que la muerte es un temor, más aún, cuando en mi país: por lo menos aquí, no existe una cultura sobre la muerte, mas lo vemos como algo infranqueable y algo que solamente ocasiona dolor y por ende mucha tristeza.
A todo esto leí también tu escrito, sobre tu verdad, súper de acuerdo con tu visión de la vida. Pero la verdad no me eh preguntado a mi mismo que creo sobre lo que haya después de la muerte, creo que lo haré prontamente, como para completar la historia que me tengo que contar.
Quiero que pases por mi blog, porque aclare algo que paso con respecto a un spot que puse.
Me despido, nuevamente felicitando a ambas hermanas por el talento que tienen para escribir, juntas son maravillosas y por separado algo muy especial, sigan así que me encantan y siempre que pueda las visitare en sus moradas creativas.

[Gran Circo De Las SombraS] dijo...

que cuatico(como decimos aquí).....
tienes varias experiencias con sueños y ese tipo de cosas,,,...


la muerte uf...objeto de profndas reflexiones...
personamlemete creo que hay 2 temas que son los que cruzan casi todo; el amor y la muerte-...


saludos esther..cuidate!

Dragón del 96 dijo...

Esther...

Uf... no tengo tantas experiencias como tu, peor la más cercana es la que te cuento... ibamos mi familia y yo en un carro (coche en Europa) y entrando al circuito de playas mi abuelo (el q conducia) perdió el control y el auto (coche en Europa) dio como tres vueltas de campana. No hubo desparecidos, pero mi hna fue la mas perjudicada. Fue lo más cercano... sino contamos la vez que quise...

A-ha... pero esa es otra historia!

Slaudos fuertes!

Sigo con el pedido del ojancano!

Roberto del Campo Valdés dijo...

Hola Esther:

Muy interesante tu teoría, pero la verdad es que a estos temas no le doy muchas vueltas.

La muerte es parte de la vida.

No sé si después de esta vida existe otra, pero te aseguro que no se parece en nada a esta.

La vida es para disfrutarla, para vivirla.

La muerte es parte de la vida.

Un abrazo.

La Maru dijo...

Esther guapa,
que me gusta mucho las cosas que dices y te pongo enmi blob ahora mismo.

Un beso goldo

La Maru dijo...

Que te pongo mañana que la template esta no me deja.
¿A ver, que le he hecho yo para que esté tan asín?

Otro beso goldo

flor dijo...

Esther: nunca me puse a pensar en este tema, quizás porque no lo viví de cerca. Te cuento que afortunadamente no tuve experiencias como las tuyas... creo que me daría más miedo el futuro todavía.

De todos modos creo en la vida después de la vida. Soy católica y confío que Dios nos espera...

Un beso enorme!!! Yo también te tengo afecto...

ignatiusmismo dijo...

No existe la muerte sin la vida. La muerte es temida en función de que hay una vida. Y tememos más a la muerte justo cuando más queremos aferrarnos a la vida...

Gir dijo...

...los acercamientos a la muerte, son solo pequeños avisos, cuando ella quiere no se deja ganar...yo he tenido 4 accidentes automovilisticos (en el ultimo quede bajo el cofre aplastado, solo con el cuello lastimado y con algunos vidrios encajados de las ventanas rotas, el carro quedo debajo de un autobus), una atropellada, me he hecho heridas grandes (se miraba el hueso de mi pierna; de mi frente), en la piscina por juego de un primo, y tambien por enfermedad 3 asfixias terribles...pero me he sentido afortunada de salir bien librada y no temo a la muerte, si me voy, se que no debo nada.

luissifuentes dijo...

Porque nos sentimos inmortales nos permitimos..........
Postergar para un mañana inexistente las decisiones y acciones que sólo hoy podríamos ejecutar.
Reprimir nuestros afectos,negándolos a expresarlos,olvidando que el único tiempo para tocar,acariciar y encontrarse es un hoy que en cualquier caso será muy breve.No apreciar la belleza (y aprender a verlo todo feo).
Defender nuestra imagen.
Abandonarnos a sentimientos de odio,rencor,ofensa y mezquindades varias.
Preocuparnos por pequeñeces hasta el punto de la depresión y la angustia.Nos quejamos ,somos impacientes,nos sentimos derrotados,etc.
Es hora de que tomemos consciencia,no podemos permitirnos semejante desperdicio de nuestro tiempo único,breve e irrepetible sobre la tierra.......hagamos de cada acto un desafio ...el desafío de bebernos el elixir de la vida a cada instante,de vivir tan digna e impecablemente el momento en la medida que nuestro poder nos lo permita......disfrutando y saboreando cada momento precioso...porque sepamos con toda certeza que la muerte nos acecha y que nuestra cita con ella habrá de cumplirse inevitablemente......inevitablemente......no es un asunto de reflexión,no es una simple idea....si no un fenómeno de conciencia corporal........La muerte como consejera.......Cuando sientas que te estas desgastando en alguna situación emocional,o que estas a punto de derrumbarte,acuérdate de tu muerte.
Consiste en tomarse un momento fuera de la dinámica de los acontecimientos cotidianos,para confrontar la situación en que nos encontramos,con nuestra muerte inminente.Cuando nos estemos autocompadeciendo,cuando sintamos que estamos perdiendo algo muy valioso,cuando sintamos que nos ofendan,cuando sintamos rencor o deseos de venganza,cuando nos estemos aferrando a algo que en realidad ya perdimos,cuando seamos mezquinos y nos neguemos al amor,cuando tengamos miedo o sintamos timidez para actuar como en el fondo quisiéramos hacerlo.En momentos como estos hay que tomar un instante para pedirle que nos aconseje...tenemos que lograr el control necesario para examinar esos asuntos a la luz de nuestra muerte,que espera,considerando la situación como si fuera nuestro último acto antes de morir.Hasta que la muerte elimine la mezquindad y el miedo.Hasta que la muerte lo ponga todo en su sitio,en su dimensión justa.Sólo entonces podremos ver que comparadas con la muerte,hasta las situaciones más tremendas del mundo cotidiano,en realidad son insignificantes.

Estamos vivos !!!! y la muerte nos aguarda.Eso es lo único que de verdad importa....lo demás son
"pequeñeces"

disculpa lo extenso de mi comentario...que en relidad fue un post de hace unos neses(creí apropiado compartirlo contigo) ....besos muchos besos