martes, noviembre 15, 2011

Las gafas xD




Deviantart.com

Hace poco me asaltó una sorpresa. Era esta peculiar historia, que acudió a mi taza de buenos días, y nos saludó, no sólo a mí sino, a todos los presentes que se dignaron a poner sus ojos en su disparatada pista de letras. No sé quién sería el obrero de tal camino, y lo peor de todo, no sé sabe exactamente si esta historia puede andar por los andamios de la realidad. Pero, aquí os la dejo. Yo no tengo la culpa... xD, aunque sí de ponerla, lo admito xD A veces, a algunos, no sé si a todos, el chocolate de la travesura puede tentarnos y, a veces, aunque incluso invisible, puede hacer reír al alma. Aquí os dejo esta historia, que al final no me pude resistir a sacar del cuenco del olvido.
----------------------------------------------------------------------------------------------
LAS GAFAS.

 UN AMIGO MÍO SE FUE A MADRID Y SABIENDO QUE SU NOVIA NECESITABA UNAS GAFAS, AL PASAR POR LA GRAN VÍA ENTRÓ EN UNA ÓPTICA Y DESPUÉS DE VER UNAS CUANTAS SE DECIDIÓ Y COMPRÓ UNAS MUY BONITAS Y ELEGANTES.
LA DEPENDIENTA SE LAS ENVOLVIÓ Y PAGÓ LA CUENTA, PERO AL MARCHARSE, EN LUGAR DE COGER LA CAJA CON LAS GAFAS, SE LLEVÓ, POR ERROR, OTRO PAQUETE SIMILAR QUE HABÍA AL LADO Y QUE CONTENÍA UNAS BRAGAS QUE ALGUNA CLIENTE DE LA ÓPTICA HABÍA OLVIDADO.
         MI AMIGO SE FUE DIRECTAMENTE A CORREOS Y LA ENVIÓ LA CAJA A SU NOVIA JUNTO CON UNA CARTA, SIN DARSE CUENTA DE LA EQUIVOCACIÓN.
         LA NOVIA AL RECIBIR EL PAQUETE SE QUEDÓ PERPLEJA POR SU CONTENIDO, ASÍ QUE LEYÓ LA CARTA. ÉSTA DECÍA:
        
Querida mía:
 Espero que te guste el regalo que te envío, sobre todo por la falta que te hacen, ya que llevas mucho tiempo con las antiguas, y éstas son cosas que se deben cambiar de vez en cuando.
         Creo haber acertado con el modelo. La dependienta me dijo que eran la última moda y me enseñó las suyas que eran iguales. Entonces yo, para ver si eras ligeras, las cogí y me las puse allí mismo. No sabes cómo se rió la dependienta, porque estos modelos femeninos en los hombres quedan muy graciosos, y más en mí que tengo unos rasgos muy alargados.
         Una chica muy mona que había allí me las pidió, se quitó las suyas y se las probó para que yo viera el efecto que hacían. Las vi estupendas, me decidí y las compré. Póntelas y enséñaselas a tus padres, a tus hermanos y, en fin, a todo el mundo a ver qué dicen.
         Al principio te sentirás muy rara, acostumbrada a ir con las viejas y más ahora que has estado un tiempo sin llevar ningunas: si te quedan pequeñas me lo dices para cambiarlas, ya que te pueden dejar marca y, cuando te las quites para ir a la calle, todo el mundo va a notar que no las llevas.
         Ten cuidado también que no te queden grandes, no sea que al ir andando se te caigan. Llévalas con cuidado y, sobre todo, no vayas a perderlas, ya que tienes la costumbre de llevarlas en la mano para que todo el mundo vea tus encantos.
         En fin, espero, que te gusten tanto como a mí. Solo estoy deseando vértelas puestas y observar los encantos que se esconden tras ellas. Creo que éste es el mejor regalo que podría hacerte, cariño.

Muchísimos besos

jueves, octubre 27, 2011

La ecuación de tu personalidad (juego).

Hace poco, el viento del destino, atrajo hacia mí un documento. En primer lugar, nos proponen rellenar unos huecos con adjetivos personales que creemos que nos describen, pueden ser cualquiera, y tenemos que poner 20, ni más, ni menos. Ya que no es siempre fácil llegar a tal número de calificativos, nos dan una serie de sugerencias (activo, reservado, optimista, imperturbable, inestable, pensativo, adaptable, pasivo, dirigente, expansivo, locuaz, impulsivo, agresivo, cuidadoso, controlado, severo, leal, susceptible, tranquilo, pacífico, sociable, animado, pesimista, ansioso, plácido, ecuánime...) Si somos honestos con nosotros mismos, si aprendemos a reconocer tanto lo bueno como lo malo, puede ser un ejercicio interesante, para ver qué es lo que podemos mejorar. La misión del hombre del siglo XXI, es estudiarse a sí mismo y remodelarse continuamente, para intentar mejorar en sabiduría y espiritualidad, adaptándose a las propias etapas de su tiempo. Esto puede ser bueno, también, desde el punto de vista laboral, para valorar qué cualidades pueden servirte en el trabajo que desempeñas y cuáles pueden ser las que más te perjudiquen. Pero, lo que a mí más me gustó, fue este juego, objetivo principal de mi post y que espero que si lo haces, posible viajero de paso, te guste. Voy a explicártelo.

Nuestro trabajo, se va a centrar, en concreto, en observar tres aspectos sobre nosotros mismos. Voy a escribírtelos literalmente.

  • Emotividad: quiere decir la mayor o menor facilidad para emocionarse, en desencadenar un fenómeno afectivo, a reaccionar de una forma viva a propósito de un suceso, una idea, una imagen, etc. Si tu tendencia a emocionarte es mucha, serás emotivo, si es escasa, no emotivo.
  • Actividad: es la mayor o menor facilidad en actuar, en hacer cosas, en casar a la acción espontáneamente. Serás activo si tu necesidad de obrar es igual a tu resistencia a la fatiga (sea mental o física) y serás no activo, si te cuesta pasar a la acción, si prefieres pensar bien las cosas.
  • Resonancia o repercusión: es la mayor o menor pervivencia, duración de los acontecimientos, ideas, imágenes, etc. Serás secundario si estás mucho tiempo bajo el impacto de tus impresiones, si te duran las cosas. Serás primario si el impacto de las emociones es inmediato, breve, si se apaga rápidamente.
Ahora, descritos estos tres aspectos, debemos pensar qué extremo predomina más en nosotros. Responde a estas preguntas.

  • ¿Qué eres más? Emotivo o no emotivo: soy__________________.
  • ¿Qué eres preferentemente? Activo o no activo: soy____________.
  • ¿Qué eres en mayor grado? Secundario o primario: soy___________.

Ahora, según la combinación de estas tres características nuestras, vamos a ver cuál es la ecuación que coincide.

1.- Emotivo, no activo, primario= nervioso.
2.- Emotivo, no activo, secundario= sentimental- melancólico.
3.- Emotivo, activo, primario= colérico.
4.- Emotivo, activo, secundario= apasionado.
5.- No emotivo, activo, primario= sanguíneo.
6.- No emotivo, activo, secundario= flemático.
7.- No emotivo, no activo, primario= amorfo.
8.- No emotivo, no activo, secundario= apático.

El documento no tenía definiciones de cada tipo de carácter, es lo único que en mi opinión falta pero, si quieren mirarlo, a mí me gusta bastante cómo está aquí. El apático, por lo que se ve, también pueden tener atisbos de melancolía, como el sentimental pero, no se hagan más líos.

Ejemplo:

- ¿Qué eres más...
- Emotivo o no emotivo: emotivo.
- Activo o no activo: no activo.
- Primario o secundario: secundario.

Mi combinación es: emotiva, no activa, secundaria. Coincide con la ecuación 2, que es un ser sentimental- melancólico.

¿Qué eres tú? Si alguien quiere, que comparta sus resultados. Estaré encantada de saberlos también.

Un saludo a todos.

martes, octubre 25, 2011

Otra triste realidad.

- ¿De dónde es?

- De Albacete.

- ¡¿De Albacete?! Y ¿cómo os veis?

- Él viene, en autobús.

- Y ¿te ha desflorado*?

- No, no hemos hecho nada.

- ¿Cuánto lleváis?

- 4 meses

- ¡Ah! Aún es prontito.

- Y ¿tú? ¿Tienes novia?

- Sí, 20 años.

- Y ¿piensas casarte o vivir con ella alguna vez?

- No... no creo.

Hay veces en que es mejor ponerse el chubasquero y perderse en el túnel de El Nunca Jamás. La ignorancia acerca del estado del mundo y de lo que hacen o dejan de hacer los demás, es una buena medicina para ciertas personas o seres mutantes o al menos para mí sí; el problema, es que tarde o temprano, siempre acabas enterándote de algo y contaminándote... de lluvia.

* Desflorar: quitar virginidad.

domingo, octubre 23, 2011

Puzzle mágico.



Muchos de nosotros nacimos en un palacio, lleno de flores y amor. Dicen que existen otros, con paisajes más mustios; incluso cuentan que en algunos, desde alguna ventana, puede verse la cordillera Soledad. Yo no concibo un principio así; como creo que bastantes de nosotros. Nací con esa suerte, de poder vivir en un jardín bien cuidado de felicidad y donde el parking de la infancia se desarrolló como la música ligera de un vals de mariposa, que te hace volar. Luego, esos preciosos jardines y ese precioso palacio, correrán el riesgo de ser atacados, por ya adultos príncipes o princesas de reinos vecinos, inminentes y altas personalidades del mundo, la parca de la tristeza y quién sabe qué más pero, esa es otra historia.

Un día de cero, nos encontramos al lado de nuestra cuna de oro, un puzzle ¿No lo recuerdan? Al menos yo sí. Lo que pasa es que, al principio, no sabía ni para qué eran esas piezas. No tenía consciencia de que era yo, la tejedora de mi propia obra, al igual que imagino que os pasaría a vosotros. No sabemos exactamente quién nos daría ese regalo. Nuestros padres, obviamente, no fueron, porque ellos, aún en día, intentan hacer, con mayor torpeza o no, sus propias creaciones. No podemos ver si están más en la cúspide o no, pero, sí vemos sus manos, que muchas se mueven con mayor habilidad. Agachan la cabeza, se concentran y se centran en su tarea- los míos, algunos días lo hacen con chillidos insoportables- cada uno tiene su forma particular de hacerlo. Dicen que existe un rey, morador de todos los castillos y palacios de El tiempo pero, nadie lo conoce en este pueblo, personalmente. Según algunos, es muy bondadoso y puede que fuera él el que nos hiciera este regalo. Nadie lo sabe con exactitud. Lo cierto, es que todos estamos reponiendo, construyendo, quitando...

El puzzle, es extraño, sino, no sería mágico. Las piezas, no se ven pero, sientes la energía que hay en ellas, su fuerza, el fugor del mundo interior, cuando logras que encajen en un sitio y eres capaz de darlas un completo sentido y avanzar más hacia el aire de estrellas. Pocos lo alcanzan, pocos llegan a esa paz interior; a ese "Ya está. Ya llegué". A veces, las piezas se mueven, son dinámicas, cambian de forma y amenazan el sistema. Dolor . Molestia. Incordio. Entonces, debemos mover esa pieza en cuestión e incluso, a veces, desterrarla, al cajón de la ignorancia. Sé que es duro, pero, es nuestro deber, cuando viene un sinsentido, algo que ya no tiene razón de ser. Remodelamos la estructura, sustituimos, recomponemos, si no lo haces, una parte del TODO, o lo que es peor, el TODO en sí, caerá. Es así,son las reglas del juego. El camino es rico y no se sabe hasta qué grado la cima será imposible. Lo cierto, es que todos estaremos intentando construir montañas porque a cualquiera le gusta tocar el polvo brillante de estrellas.

viernes, octubre 21, 2011

4 sentidos.

Porque pese a la sombra grisácea que envuelve al mundo, pese a la espesura del bosque de su bóveda aún se pueden ver pequeños copos cayendo, copos de luz.

Dejo por aquí una historia que me pasó cierta persona y que me gustó. Desde hace años siempre me manda cosas. Hoy le doy las gracias, públicamente, por estar siempre ahí, por compartir. Gracias, siempre :)
--------------------------------------------------------------------------------------------

Esta es la historia real de dos hijos que deciden darle una sorpresa a sus padres, ambos ciegos, para celebrar sus bodas de plata.
Azahara y Pascual son hermanos y viven en Granada. Sus padres son invidentes: su madre sufre una discapacidad visual del 70 por ciento, y su padre es completamente ciego. Ante la cercanía del 25 aniversario de boda de sus padres, los dos jóvenes decidieron organizarles una sorpresa.
El cortometraje cuenta la historia real de Pascual y Merche, en el día de su aniversario.
Sus hijos organizan un festival para los cuatro sentidos que si pueden usar: una Orquesta Sinfónica les despierta con la pieza de Nessun Dorma de Puccini, les llevan a un laboratorio de esencias y al campo para que rememoren los olores de su juventud, llevan a Pascual a su pueblo natal para que reconozca a sus vecinos por el tacto, y finalmente, redescubren el gusto con un plato preparado con base de jamón de la firma anunciante.
"Nuestros padres nos enseñaron que hay dos maneras de tomarse la vida. Puedes vivirla lamentándote de todo lo que te falta, quejándote por el sentido que la vida no te dio, o aprovechando al máximo lo que si tienes."
Asi nació 4 sentidos .

Prepararon un proyecto y consiguieron el apoyo de la productora madrileña Brother´s Films, interesada en realizar un cortometraje. De ahí llegó a la agencia de publicidad McCann-Erikson y a Campofrío, quien decidió producir y patrocinar el spot.
La campaña se estrenará en cines y llegará a la televisión en diversos formatos de 2 minutos y 30 segundos.


Vea el spot a continuación:


domingo, octubre 09, 2011

Y hoy: ¡cine!

Una regla en nuestras manos. Dos extremos. Comienza el día. El café o la leche con cola-cao. Tostadas. Galletas... Nuevo comienzo en que nos sentamos en nuestro escritorio de la vida. Un piano. Una tecla. Procuraré tocar la tecla adecuada para convertirme en un ave del paraíso. Surcar los cielos. Coger la luna. Volver al planeta Tierra. No es fácil esto de crear nuestra propia melodía, la que va con nosotros.Pero, seguiré insistiendo; tirando partituras. Quitando, añadiendo notas. Una obra que dura toda la vida; algo que hay que adaptar a todos los tiempos, para no quedarse desfasado y no alejarse aun más del cielo.

No hace mucho, me enseñaron un cortometraje. Nos mueve a las esquinas opuestas de una sola realidad y teje un umbral de esperanza. Sólo tú eliges dónde estar. Y aunque la muerte del fin esté en el camino, por lo menos siempre nos quedará el haberlo intentado. Siempre vale la pena haber luchado, luchar: tratar de ser cometas que vuelan en libertad.

Sin más, os dejo el cortometraje, por si alguien tiene tiempo o ganas de verla. Es Algo que recomiendo mucho.

P.D: El protagonista, por supuesto, es real. En youtube y en internet, en general, hay más sobre él. Su nombre es Nick Vujicic.


domingo, octubre 02, 2011

Cuando sucede, por un lugar de Otra parte...

El ambiente está enrarecido. Las ciudades son cementerios. Miles de curas parecen liberar las últimas palabras de despedida. Melodías concadenadas que expiran, insinúan aquello que fue. Llamadas escondidas. Mensajes que no encuentran respuesta. Parece que los ojos del espeso bosque acechan, desde un prisma de oscuridad pero, no dicen nada, como pequeños cervatillos que rezuman desconfianza, miedo, temor; quizás yo también forme parte de este extraño juego, a veces. Es como si un virus muy peculiar se hubiera asentado en la comarca del mundo pero, nadie ha podido descubrirlo aún. Corro, corro por este cementerio. El paisaje es desolador. Las tumbas son los pilares de la realidad, tumbas que huelen a muerte. Son los edificios, las ciudades, las personas. Las pocas que quedan en pie están moribundas, mustias, medio caídas. Sólo unas pocas se mantienen de pie con entereza y son lámparas, que iluminan la Tierra. Las admiro. Me encanta verlas, como luciérnagas que alegran el día pero, me pregunto cuánto tardarán en caer. Y yo...

Cada vez que una lágrima cae por mi mejilla, cada vez que soy capaz de emocionarme con una película, tormenta ajena, canción... ; cada vez que soy capaz de regodearme en el otoño de un recuerdo y sentir las gotas de lluvia caer por mi balcón, pese al desprecio que me provoca el dolor, sé que puedo alegrarme porque significa que, aún estoy viva.

sábado, octubre 01, 2011

La historia verdadera de La Bella y La Bestia.

La televisión vuelve repetir las mismas palabras. He perdido la cuenta de cuántas veces oí, el mes pasado o los anteriores, el mismo cuento de terror. Ésa no es una buena historia para irse a dormir o para surcar el cielo de los sueños o volar por la vida. Menos mal que yo sólo oigo las palabras, en la lejanía de una escena de acción. Pero, no entiendo que esto pueda estar convirtiéndose en un verdadero Best Seller. Es uno de los libros más horribles que se hayan podido escribir. No pienso colarme en sus páginas de espejo. Ningún papel protagonista podrá seducirnos. Decenas de actores lo imitan, reescribiendo la historia, día a día, segundo a segundo, año a año.

Navegando por la red, me encontré otra película sobre esta historia, historia que creo que es una de las que más versiones, reediciones y obras de teatro ha suscitado en la vida. Me impactó. Seguro que te suena ¿Por qué tiene tanto éxito? No lo entiendo.

Aquí la tenéis:

viernes, septiembre 23, 2011

:)

Un bonito vídeo y música que hoy dejo también por aquí, mientras un nuevo fin de semana reescribe su estela, para luego fundirse en un "adiós".

lunes, septiembre 19, 2011

Dos caras.


Deviantart.com


La noche es una estrella en tu cucharilla. Brilla. Sonríe, en consonancia con tu ser. Me pregunto cómo se ha producido ese cambio: hasta hace poco eras un alma en pena, que deambulaba por las calles del conflicto soledad, ésas en las que ambos solíamos decir:


- Sí, el mundo es de noche.


Sigo viendo la frialdad, la desdicha… Sin embargo, tú me aseguras que existe el día.


- ¿Cómo puedes ver eso?- pregunto.


- Una noche miré más detenidamente El tren de la vida. Entonces, repentinamente, me di cuenta de que habían dos caminos: día y positividad; negro y negatividad y decidí coger el primero.

miércoles, septiembre 14, 2011

Abejas mayas.


Deviantart.com

Llegó un mensaje a las puertas de su casa. Ciertos minutos, segundos - hijos del día, de los instantes, del sol- se pusieron sus inusuales trajes de pillastres. Sabía que ya no debía creer en esas cosas pero, el corazón quiso creer cada letra, cada sílaba, cada palabra perfectamente encajonada en cada una de esas frases. Se hundió en el silencio, expirando una respuesta, intentando jugar con la calma. Ocultó su sonrisa. Jugó con el extraño humo del cigarrillo de su tiempo; era como una extraña mezcla de miedo, orgullo y felicidad y prefirió coger la vereda de la paz ¿o quizás de la cobardía? Son mejores los actos que las palabras y ella decidió optar por esta última herramienta, más poderosa. Quizás debería haber dicho algo pero, no lo hizo.Pensó que era más importante demostrar y que si aquello era real, permanecería. Pero, no lo hizo. A los pocos meses de intercambio intenso de información, de mares de segundo, de silencios hablados, murió.

Algunos dicen que el amor no existe. Otros, lo confunden con una escoba voladora fugaz. Los más científicos, buscan formas para justificar ese naufragio; no siempre es fácil discernir la parcela del amor de la del sexo o, quizás, más bien, no se quiere diferenciar; hoy divierte más ir de flor en flor, ser abejas de panal y para tranquilizar conciencias, deambulares sin sentido, borrachos y torcidos; para llenar vasos vacíos del alma o el sentimiento inconsciente de culpabilidad, quién sabe, se buscan nuevas fórmulas, excusas livianas y de lo más variopintas para disfrazarse de felicidad; el ser humano es un ser creativo y el Universo no conoce límites para su magia. Muchos se convencen de que todo llega a un final. Lo cierto es que el final no es algo externo a nosotros mismos, no es algo que por fuerza de la Ley de Naturaleza humana tenga por qué suceder en las relaciones tarde o temprano. El exterior no escribe las cosas. Somos nosotros mismos los escritores de los capítulos de nuestra vida, los únicos que nos empeñamos en escribir la palabra fin. Así que convéncete: si él/ella te dejó o tú abandonaste fue porque te/le dio la real gana. No hay un elemento externo que dicte los finales del corazón. Sólo uno es el es responsable de sus actos y en consecuencia, del acto que impone el fin: sólo nosotros somos los que escribimos la palabra "fin" o "continuará". No hay tormentas exteriores. No hay excusas.

Métanse ésto en la cabeza: hoy en día los hombres sólo se dedican a coleccionar jarrones de alcoba; mientras la mujer se cree humana. Quizás a nadie, tristemente, le interese amar.

Nadie ama a nadie (Chris Isaak).

Por suerte, yo me crié en un Templo tibetano. Aún sigo allí y mis monjes de sabiduría imperfecta empiezan ya a cansarse de mi estancia prolongada pero, las columnas del lugar, con sus basas, fustes y capiteles, me hablan de un verdadero y eterno amor.
Quizás lo experimenté de una manera distinta y sigo observando esa otra forma de amor que reina entre dos monjes amantes, amantes, sí -con toda la fuerza espiritual que pueda caber en la bolsa de esa palabra, aunque estos ya hayan perdido la pasión física- y que huelo, desde mi perspectiva imperfecta, en sus seres. A veces, ya no hace falta ni observar: sólo hace falta mirar dentro del abrigo, en ocasiones, aletargado del corazón. Así que no me vengan con pamplinas: nadie logrará convencerme de algo contrario a lo que viví.

domingo, septiembre 11, 2011

IMPORTANTE. MUY FUERTE.

No suelo poner cosas de estas pero, vale la pena que sepamos la realidad. Ya había oído lo típico, que es peligroso pero, ver esto tan claro, poderlo palpar de una forma más "cercana", me dejó algo impresionada, la verdad. A veces no nos terminamos de informar adecuadamente sobre determinadas cuestiones (cosa en la que me incluyo, por desgracia); olvidamos leer la letra pequeña, más bien por pereza, pensando que todo son burbujas y felicidad. Deberíamos aprender a estar más atentos, a todo y a lo que realmente importa.

Un saludo.


miércoles, septiembre 07, 2011

La llamada a Estirón.


La mañana me despierta, de nuevo, con el girasol de su sol. Me levanto. Desayuno. Me cepillo los dientes. Me miro una pierna. Luego, otra ¿He crecido? Ojalá. Cuando lo consiga, cuando consiga traspasar esa estancia de roca de luna, de medallas del cielo y de diamantes de hidrógeno, helio y demás; cuando logre atravesar el tapete del cielo, entonces, veré todo desde otra perspectiva. Y desde las alturas, todo se ve mucho mejor.

jueves, julio 21, 2011

Cuando nuestras dos almas.

Dejo aquí un poema precioso, que conocí por la serie Ángel o demonio. Es recitado por el propio Damián al final de la historia, tras saber que el tiempo junto a su amada, Valeria, es limitado. Preciosa historia y música. Yo no haré crítica de la serie, ni por supuesto me aventuraré a contarles todo, por si alguien se anima a verla. Eso para mí sí que es amor verdadero.

Advertencia: si alguien pretende empaparse de esta preciosa historia, le recomiendo que no vea el vídeo de abajo. Sino, aproximadamente, por el minuto 2:21 podrá escuchar este precioso poema de los labios del propio Damián y sentir esa bonita música que vuela por los balcones del alma, que sube y se alza y se alzará Más allá de los tiempos, quién sabe si escondida en el cobertizo de un CD.

El poema original, se llama, como indiqué en mi título,Cuando nuestras dos almas y fue escrito por Elisabeth Barret Browning.

-----------------------------------------------------------------------------------------------



Cuando nuestras almas se alzan firmes,
en silencio, frente a frente,
cada vez más cerca
hasta que arden nuestras alas extendidas
y se abrasa cada rincón de su curva
¿Qué mal amargo puede el mundo causarnos
si nos tenemos el uno al otro?
Devoremos nuestro paso por la Tierra, amada mía,
huyamos del capricho cruel de los hombres que arrinconan los espíritus puros
inventemos juntos un lugar lleno de luz
donde resistir erguidos
donde amarnos siquiera por un día
aun si acecha nuestra oscura, última hora.

miércoles, julio 20, 2011

Carta absurda.

Me apoyo en el alféizar de la ventana. Estoy pensando quizás en la nada. Tengo un manojo de cariño que darte, que explota, que se mueve en la cárcel de su propia locura; obligado, obligado a enmudecer, cuando él fue hecho para amar. Sepultado. Aniquilado. Perdido. Silenciado por mi yo. Es demasiado loco para dejarlo escapar en estos mares de hielo, de esponja y de tiendas; saldría y se convertiría en cuchillo, una vez más. Dime, de qué me sirve esto, que vive dentro de mí, si no te puedo encontrar.

Las manos enmudecen. Intento buscarlas y no aparecen; los brazos, el cuerpo. Me acabo de dar cuenta de que soy noche. Quizá así mejor: podría favorecer que subiera las escaleras de piano que me llevaran a tu estrella. Ojalá, si no es en esta vida pudiéramos vernos en otro lugar, en otro tiempo, en otro no-espacio. Pero, si ni la eternidad me concedió ese privilegio, el de tenerte, dímelo. Dime cómo conseguir a un exorcista que me quite esta flor mustia, que revuelve el estómago, el aparato circulatorio, la sangre y que pretende arrastrarme, con su fuerza infinita, a su mar de precipicio. Dímelo. Dame su teléfono, algo. No importa que me quiten parte del corazón, si yo ya estoy muerta. Si dicen que el amor no existe, que fue una invención absurda en la tierra, por favor, vuélveme a decir de qué me sirve esto. Hazme ese favor: muéstrame al exorcista - es de urgencia que vea a un médico del alma - sino sonríeme, sonríeme, estrella, aunque sea desde la lejanía; cada vez que mire al cielo, hazme un guiño de tu brillo y entonces, por lo menos, podré saber que estás ahí. No me dejes sola.

Atentamente,

Tu posible desconocida.

miércoles, junio 29, 2011

Sin...

¿Cómo sería sin dinero? Aunque fuera por un día y que la única moneda de intercambio fuera el amor verdadero.

Me alegra que salga alguna canción como ésta. Aunque, como dicen por ahí, todo quedará en una bonita canción. De todas formas, precioso mensaje y estoy completamente contigo, Jessie :); todo se ha convertido en una vulgar transacción, incluso en lo personal. La humanidad está muerta.

miércoles, junio 22, 2011

Nada.

Había nacido con la nada y había aprendido a pasearse con la ella. La mencionada le seguía, arrastrándose, con el sentido penitencia y su esencia de cero. Había intentado deshacerse de ella, siendo un alguien, atesorando un algo, un alguien, un cómo o un por qué pero, sus manos de cuenco vacío siempre volvían a agarrar su pantalón, su meta, su bata, su piel... y aquello era como un estigma, una mancha, un tattoo que ni la espada del fin podía cortar. Suspiró entre sueños, cansada de aquel saco pesado, pero, con una pesadez ingrávida, de aire, que le había tocado arrastrar. Alguna vez aspiró a poder quitárselo pero, las amenazantes montañas ululantes del ser y otros factores medioambientales se lo impidieron. Todos nacían con la nada; algunos conseguían quitársela con el despertar de un nuevo día y a otros les tocaba vivir con ella, pero, todos, todos, todos, escribían el fin en sus brazos. Estaba aprendiendo a aceptar su destino, la convivencia con esa "amiga" silenciosa. De todas formas, tarde o temprano acabaría por aparecer y le haría perderse, como se lo hace hacer a todo el mundo, entre sus pétalos de noche.

lunes, junio 13, 2011

El espejo de Matsuya.

Mi tío, nos puso al corriente de dos bellas leyendas. Él las leyó al parecer en el colegio, cuando aún iba con sus pantaloncitos cortos. No se sabe quién las escribió (si él y yo no estamos equivocados; sino, nuestras disculpas) y hay varias versiones de estos escritos. Dada la imposibilidad de encontrar el libro en el que estaban esas preciosas leyendas, él se tomó la molestia de mandarme dos de las que me habló. Es cierto, que me he convertido en El Fantasma de las Nieves, que el tiempo está raro y cambiante, que un antes ya se perdió. Ahora, es simplemente diferente, pero, aquí dejo este bonito texto para compartir. Que lo disfrutéis tanto como yo lo hice :) De nuevo, ¡gracias, tío!

EL ESPEJO DE MATSUYAMA

Anónimo

En Matsuyama, lugar remoto de la provincia japonesa de Echigo, vivía un matrimonio de jóvenes campesinos que tenían como centro y alegría de sus vidas a su pequeña hija. Un día, el marido tuvo que viajar a la capital para resolver unos asuntos y, ante el temor de su mujer por viaje tan largo y a un mundo tan desconocido, la consoló con la promesa de regresar lo antes posible y de traerle, a ella y a su hijita, hermosos regalos.

Después de una larga temporada, que a la esposa se le hizo eterna, vio por fin a su esposo de vuelta a casa y pudo oír de sus labios lo que le había sucedido y las cosas extraordinarias que había visto, mientras que la niña jugaba feliz con los juguetes que su padre le había comprado.

-Para ti -le dijo el marido a su mujer- te he traído un regalo muy extraño que sé que te va a sorprender. Míralo y dime qué ves dentro.

Era un objeto redondo, blanco por un lado, con adornos de pájaros y flores, y, por el otro, muy brillante y terso. Al mirarlo, la mujer, que nunca había visto un espejo, quedó fascinada y sorprendida al contemplar a una joven y alegre muchacha a la que no conocía. El marido se echó a reír al ver la cara de sorpresa de su esposa.

-¿Qué ves? -le preguntó con guasa.

-Veo a una hermosa joven que me mira y mueve los labios como si quisiera hablarme.

-Querida -le dijo el marido-, lo que ves es tu propia cara reflejada en esa lámina de cristal. Se llama espejo y en la ciudad es un objeto muy corriente.

La mujer quedó encantada con aquel maravilloso regalo; lo guardó con sumo cuidado en una cajita y sólo, de vez en cuando, lo sacaba para contemplarse.

Pasaba el tiempo y aquella familia vivía cada día más feliz. La niña se había convertido en una linda muchacha, buena y cariñosa, que cada vez se parecía más a su madre; pero ella nunca le enseñó ni le habló del espejo para que no se vanagloriase de su propia hermosura. De esta manera, hasta el padre se olvidó de aquel espejo tan bien guardado y escondido.

Un día, la madre enfermó y, a pesar de los cuidados de padre e hija, fue empeorando, de manera que ella misma comprendió que la muerte se le acercaba. Entonces, llamó a su hija, le pidió que le trajera la caja en donde guardaba el espejo, y le dijo:

-Hija mía, sé que pronto voy a morir, pero no te entristezcas. Cuando ya no esté con ustedes, prométeme que mirarás en este espejo todos los días. Me verás en él y te darás cuenta de que, aunque desde muy lejos, siempre estaré velando por ti.

Al morir la madre, la muchacha abrió la caja del espejo y cada día, como se lo había prometido, lo miraba y en él veía la cara de su madre, tan hermosa y sonriente como antes de la enfermedad. Con ella hablaba y a ella le confiaba sus penas y sus alegrías; y, aunque su madre no le decía ni una palabra, siempre le parecía que estaba cercana, atenta y comprensiva.

Un día el padre la vio delante del espejo, como si conversara con él. Y, ante su sorpresa, la muchacha contestó:

-Padre, todos los días miro en este espejo y veo a mi querida madre y hablo con ella.

Y le contó el regalo y el ruego que su madre la había hecho antes de morir, lo que ella no había dejado de cumplir ni un solo día.

El padre quedó tan impresionado y emocionado que nunca se atrevió a decirle que lo que contemplaba todos los días en el espejo era ella misma y que, tal vez por la fuerza del amor, se había convertido en la fiel imagen del hermoso rostro de su madre.

FIN

sábado, mayo 28, 2011

Botiquín de emergencia.

Buenas noches a todos. Buenos días o buenas tardes, según el momento en que algún misterioso y silencioso (sobre todo) posible visitante se pase bajo los faroles de esta oscuridad; de esta casa semi marchita pero, con vida: la vida que le doy yo cada vez que me siento en su butaca a escribir o a pasear mis solitarios pasos por el frío suelo. Quería compartir por aquí un texto, que le llegó a mi madre en su peculiar andar por la vida. Es todo lo que debemos tener amarrado, bien atadito, en nuestro botiquín, tan importante compañero del caminar. Aquí lo transcribo, y como me faltan cosas, a ver si algún día consigo que se llene enterito, que mis cosas, al menos, son traviesas y se van de vacaciones... Aquí está:

Todos necesitamos un botiquín de emergencia con el siguiente contenido:

  • Unas gafas.
  • Una goma elástica.
  • Una venda.
  • Un lápiz.
  • Hilo.
  • Goma de borrar.
  • Un besito de chocolate.
  • Una bolsa de té.
Tú te preguntarás para qué sirven todos estos ingredientes. Pues aquí tienes una explicación:

LAS GAFAS.

Son para ver todas las cualidades de la gente que nos rodea.

LA GOMA ELÁSTICA.

Para acordarse de ser flexible cuando la gente o las cosas no son como desearíamos.

LA VENDA.

Para curar los sentimientos heridos, tanto los nuestros como los de los demás.

EL LÁPIZ.

Para anotar todo lo bueno que recibimos cotidianamente.

LA GOMA.

Para recordarnos que cada uno de nosotros cometemos errores y así tenemos ocasión de borrarlos.

EL HILO.

Para atar a las personas que realmente son importantes en nuestra vida y que la rutina nos puede hacer olvidar.

EL BESITO DE CHOCOLATE.

Para recordarnos que todo el mundo necesita un besito, un mimo y una palabra tierna cada día.

Por último, LA BOLSITA DE TÉ.

Para que al final del día podamos relajarnos y reflexionar.

Quizás para el mundo Tú sólamente eres Alguien. Pero, seguramente, Tú eres el mundo para alguien. ¡Que este botiquín pueda ser tu apoyo en caso de necesidad!

jueves, mayo 12, 2011

El triángulo de la vida.

Ya había leído sobre el triángulo de la vida, en un power point que leí hace tiempo. Ya que estamos y como entrada rápida pondré este rápido Protocolo.


Para mostrar aún más claramente a lo que se refiere,también pongo este dibujo que también encontré en la red.

Aunque no siempre es fácil reaccionar en ciertos tipos de situaciones ¿verdad? Intentémoslo.










Por Lorca.



jueves, abril 14, 2011

Viaje a la máquina del tiempo.

No todos los días se presenta la oportunidad de viajar en la máquina del tiempo y esta vez me llevó a los años 47. Me encuentro con un nuevo papá, una nueva mamá y muchos, muchos hermanos.

Recuerdo la despedida. Traumática. Mi madre adoptiva del tiempo abrazaba a ese padre, de su misma condición. La fuente de sus lágrimas manaba con una fuerza tal... nunca había visto algo igual. Mis hermanitos de postín también dejaban entrever sus caras de luna, plateadas, tristes, llenas de cráteres de alma. Yo no. Sé que ellos pensaban que yo era una de esas personas a las que les cuesta mostrar sus sentimientos- en realidad, no me he puesto a pensar nunca en ello- pero, lo que pasa es que ignoran que yo vengo de otro tiempo, donde me han enseñado a respirar las brisas del sol, sin que los callos caigan en mis manos. Nadie sabía cuándo volvería "mi papá", ni cuánto tiempo se quedaría en Alemania, ni la fecha en que volveríamos a reencontrarnos pero, todos estaban seguros de que tarde o temprano lo conseguirían. "Padre" partió con su maleta fortuna: un contrato que aunque fuera representante de algún trabajo que no deseara ningún alemán, por lo menos ganaba como cuatro veces más de lo que podría ganar en esta pobre España, donde mucha gente ya no sabía ni por dónde tirar. Recuerdo que previamente había tenido que pasar por dos exámenes médicos antes de conseguir ir a La tierra de las Fortunas: uno, aquí en España; otro realizado por los alemanes. Antes de su partida, leí textualmente en algún sitio- mi memoria no siempre me permite quedarme con todo: " Todo español contratado tiene derecho a una cama, una mesa, una silla, un armario, tres metros cuadrados de suelo y diez metros cúbicos de aire". Algunos hombres iban a parar a barracones. Los que tenían más suerte, como un amigo suyo, acababan en una residencia, con su cocina, su sala, sus habitaciones; eso sí, compartida.

Me sorprendía esta España rural de estos años 40, 50 en los que había llegado a aterrizar. La escuela entonces no era obligatoria y como yo, al parecer era la mayor, andaba ya por la veintena, tenía que trabajar el campo. Era duro pero, el horario no era nada estricto: no pasaba nada por llegar un poco más tarde al trabajo y era agradable sentir la medalla del sol, rozando tu rostro en primavera, el guante del viento acariciando tu cara y revolviendo los cabellos. "Mi hermano menor" tenía 9 años y casi nunca iba ya al colegio. Allí estaba, conmigo y el resto de la "mi familia", aunque sus manos estuvieran rajadas por los reglazos del maestro "¡¿Dónde te has metido, Pedro?! ¿Dónde? Eres un vago y un maleante. Yo te enseñaré lo que es bueno; aquí tienes decenas de reglazos para ti ¡Extiende la mano!".

Recuerdo cuando nos fuímos a Alemania. "Mi padre" decía que ganaba mucho más dinero. Estaba orgulloso de haber emprendido tal hazaña: aterrizar en Tierra Lejanía. Los exámenes médicos no eran nada agradables pero, menos para las mujeres. Nos instalamos en aquel habitáculo de 3 metros cuadrados. Yo no sé cómo nos las apañábamos para estar ahí: mis padres, yo y mis otros cinco hermanos. Muchos dormíamos en el suelo, con una mantas polares que había conseguido mi padre, hasta que pudimos comprarnos una casa mejor. El alemán era muy difícil para nosotros. Jamás aprendimos a hablarlo perfectamente. Es lo que los alemanes llamaban "alemán roto" pero, nos entendíamos y con eso bastaba.

Las vacaciones no eran simples vacaciones. Eran más que eso. Entonces, aprovechábamos para ir a España y ver a los abuelos, que no habían querido ir a Alemania. No eran sólo sol, mar, piscina, siestas... Eran el encendedor de la llama de los propios sentimientos. Era una oportunidad de volar y de esbozar besos de sonrisas.

Salgo de esa sala del tiempo. Aquí tengo a mi actual familia y mi España, una España totalmente distinta, con españoles sobre todo de ciudad. Me paseo como una ciudadana más, mientras los bancos ocupan los ojos de los rumbos perdidos de la gente sin pan. Cada vez son más.Y se vuelve a rebobinar el casette de la historia: varios españoles vuelven a dibujar la ruta hacia Alemania o hacia cualquier otro lugar. Parece mentira que hasta hace poco España subiera hasta las nubes y que ahora vuelva a mirar desde tan abajo. Alemania también tuvo su crisis, allá por los setenta, por eso me contaron, ya cuando me había salido de la máquina del tiempo, que "mi familia" por aquél entonces, decidió volver a España. ¿Será que la historia es una canción que se repite en el tiempo?

Guten Abend für alles! (¿lo digo bien?; recuerden: el alemán roto).

Actualizado el día 17 de abril:

Perdónenme pero, la prisa con que escribí esto, a parte de los fallos, hizo que se me olvidara algún otro detalle de lo que descubrí en mi "corta" estancia en ese lugar. Lo pongo aquí:

El único armario que les daban a los españoles era enorme pero, servía para todo: para guardar ropa, de despensa de comida...

Además, el viaje era pésimo. Cada uno, tenía que ir desde su pueblo o ciudad a Madrid y de ahí partía un tren; los solían llevar en grupo. El viaje duraba unos 4 días. En verano, decían que era pasable pero, en invierno, no llevaban calefacción y se "morían de frío". Gente que había pasado los chequeos médicos, llegaban ahí todo constipados, enfermos y las empresas se empezaron a quejar. Se solía decir "el españolito"; "Imaginaos, de repente llegan a aquí, un montón de gente pequeña, con el pelo oscuro... " decían.

Os dejo una pequeña secuencia de la máquina del tiempo. No pude grabar mucho por las interferencias en el lugar o una extraña fuerza invisible que apagaba mi cámara. Ésta pertenece a la parte del cambio del tiempo, es decir, cuando la máquina ha conseguido salir del planeta. Luego volveremos a la Tierra pero, en un nuevo tiempo. Es importante recordar dónde se asienta esta máquina, para que luego podamos emprender el regreso a casa.



Guten Morgen :)

miércoles, abril 13, 2011

¿La clave?

Un día, curioseando por la biblioteca de mi casa, encontré un libro titulado La razón de vivir, escrito por un tal Miguel Miralles Belda. Esta persona divide el contenido del libro en varias partes, una de ellas referida a asuntos de salud, cuyos remedios caseros no los recomiendo, al menos frecuentemente, ya que tengo cierta facilidad para obtener y saber de esos temas pero, le gusta combinar dichas partes con múltiples reflexiones. En realidad, no sé si habrá escrito más libros porque apenas he podido obtener información de esta persona y en el libro no especifica nada (ni fecha de nacimiento, ni nada), sólo lo presentan como un ciudadando más. Tampoco estoy muy segura de si seguirá vivo y si lo está, disculpen, es que me pareció oír... Pero, aquí os dejo una reflexión suya que me llamó especialmente la atención.

----------------------------------------------------------------------------------------------------
Todo país donde sus gentes trabajan y lo hacen al mismo nivel, con el mismo empeño, sale necesariamente de la pobreza y se convierte en una nación rica. Dios nos pone el ejemplo de las hormigas, que sin rey ni gobernante que las guíe laboran sin pausa hasta almacenar el alimento en sus graneros, asegurándose así la comida en tiempos difíciles.

Aquellos países que cumplen esta ley del sentido común, son los que están económicamente a la cabeza del mundo. Si los dejaran, gracias a su abundancia serían capaces de comprar las mejores industrias de otros países inferiores a ellos.

El laborioso, rico; el perezoso, pobre. Esta es la razón que rige todas las cosas.

domingo, abril 10, 2011

Gato intentando resucitar a su pareja.

Para que luego digan que los animalitos no tienen sentimientos. Creo que en la gran mayoría de los casos, más que las personas.


Gato suplicando comida.

Son esos ojos que te miran y las persianas de sus párpados no ceden ni un ápice ante la gravedad y la fuerza mecánica. Sé lo que es eso. Él me mira, suplicante, mientras su diminuta cabeza se posa sobre mis piernas y la expresión de pena es una bandera que cruza por su cara. Un salto de pelota, un salto a veces que llega hasta el hombro incluso; siempre tuvo una agilidad tremenda, a pesar de su edad.

Este gatito no es él, por supuesto. Me lo encontré de casualidad. ¿No le darías un trocito...? "¡Venga sólo un poquito!" te dicen sus ojos pero, ten cuidado que su ambición cruza por las puertas de sus pupilas y ¡nunca se termina!




Quizás, si tienes mascota, este episodio te es familiar pero, cada uno tiene su manera, claro ¿Qué te hace? ¿Sucumbes a la tentación, a su embrujo?

sábado, marzo 26, 2011

¿Quién es ésta?

Hoy os traigo una curiosa y bonita imagen. La miro en ese cajón del tiempo, cajón de fotografías que él tiene creado desde hace tiempo y en la que nos permite ver a todo aquel que ha tenido la suerte de poder entrar en esa maravillosa posada de fotos. Os estoy hablando de mi primo ¿Le recuerdan? Autor de increíbles fotos como éstas, o éstas del slide, y es que él tiene ese don: ser capaz de atrapar en su cajetilla personal, toda la magia del mundo, toda su fuerza, todo su enérgico poder, que se esconde bajo nuestro antifaz de la inconsciencia pero, él está ahí, acechando a las maravillas escondidas y a su ojo avisor y de experto cazador de tímidas estelas, no se le escapa ningún detalle. Esta es la imagen, escondida en algún lugar de España:



Dinos ¿sirenita? ¿Qué vienes a buscar? ¿Qué secretos de azúcar vienes a contarnos? Si es sólo la chuchería de tu presencia, a mí por lo menos, me gustó. Gracias.

domingo, marzo 20, 2011

19-3-2011 y la superluna ¿acompañada?



Ayer, la cabeza plateada de la luna, se acercó a la tierra más que nunca. No me esperaba esa visita tan cercana, cuando de repente, las voces conocidas me avisaron de ello.

- ¡Corre! ¡Corre! ¡Que la luna no va estar así en otros 20 años!

Siento no tener otro documento mejor. La verdad, es que se parece quizás a esto. Pero, mis medios son limitados.Si alguien nos quiere enseñar algo mejor... Así que si esto te pilló un poco despistad@, ya sabes: en 20 años la dama de plata volverá a acercarse a nuestra casita redonda. ¿La pides un deseo? El mío no se cumplió y es un poco difícil... Si queréis más información sobre los misterios en los se ha visto circunscrita esta dama de plata y una preciosa imagen, veniros aquí.

Coincido en que hacer un picnic mirándola o perderse en el cajón del campo es una excelente idea pero, en mi caso, no pudo ser... Claro, viene sin avisar...

Bueno, para compensar, se me ocurre poner unos chocolates ¡Nos vamos a la chocolatería Valor! Esta chocolatería es de bastante prestigio en España. No pocos españoles o personas residentes en España deciden pasar un ratito agradable en este lugar, alguna vez. Nada como un chocolate calentito frente al frío invierno y una dulce marea de delicia marrón inundando tu boca, acompañada del bastón de los churros si tú lo deseas. Es cierto que no importa el lugar si la compañía es buena pero, la autoría de esas gotas de placer a Valor, ¡no se la quita nadie! Y luego, esos espacios, donde a veces cierta fragancia de lo antiguo se deja entrever entre sus cortinas.

Nosotros hemos elegido, un chocolate puro y típico español para empezar.



Éste de abajo, es el Chocolate Maya, donde un ligero toque de canela junto al siempre impactante chocolate, derritirá tus sentidos.



Este de abajo, es el chocolate Yumbé (chocolate canario), con un peequeño toque de plátano. No lo he probado pero, los gestos, aunque sean ajenos, lo dicen todo. Al chocolate blanco, enorme exquisitura blanca, lo presentan igual, en la misma taza pero, sin esas rodajas de plátano.



Quizás no quieras volcanes de placer sino, algo más fresco, más veraniego... Entonces, puedes pedir por ejemplo, un chocolate francés frío pero, si esto no es de tu gusto, no te preocupes; Valor nada en chocolate y es un polifacético experto en placer. ¡Mmmmmmmmmm...!

O quizás simplemente prefieras curiosear alguna de estas casitas de Hansel y Gretel o ir al club de los amigos del chocolate... ¡Tú decides!

¿Cómo acompañar a estas lunas? ¿Qué dices? Bueno, cada uno tiene su forma especial de hacerlo. Yo sólo os enseñé una dulce costumbre de aquí; no muy extendida pero, bueno... Valor es una rica referencia ¡Mmmmmmmmmmmmmmm!

sábado, marzo 19, 2011

Una casa mágica está esperándote.


Deviantart.com

Un tronco y un río convivieron durante un tiempo. Compartieron diademas de sol, temblores, terremotos, fugas de agua de las vecinas del cielo, vuelos en una misma dirección. Todos los días el roce de las olas contra el cuerpo del madero y la correspondencia por éste último, en forma de choque, era una armoniosa melodía donde ninguna nota asaltante del bosque podía peturbar al oído. Pero, un día, resulta que los embates del río se volvieron más y más violentos, más faltos de tacto, más extraños. Era como que él le quisiera empujar, llevarle a otro lugar. El pobre tronco se apoyaba como podía, con sus superficies de rama, sobre el suelo poco profundo. Las notas atropelladas rompieron el jarrón de su eufonía y una chispa desagradable brotó en los oídos y los quemó.

- ¿Por qué ya no me quieres?- preguntaba una y otra vez el pobre tronco.

Pero, este tipo de respuestas no suelen llegar y se queda un por qué colgando en las manos, quién sabe por qué, si es una autopista de miedo, un silencio voluntario...

Los envites del río persistieron y la cabezonería del tronco también. Creía que algo cambiaría; cuando los ríos duermen dan lugar a confusión; el corazón caliente también, por eso, hay veces en que te lo tienes que comer.

Un buen día, cansado, el tronco, de los empujes del río, decidió apartarse; al fin había comprendido que se había convertido en un estorbo en su camino, que en el hoy ya no era nada- quién sabe si lo había significado alguna vez en ese plano de la naturaleza.

Quedó solo en el descampado y la luna y las estrellas vinieron a consolarle por las noches. Así, poco a poco, pasito a pasito, fue acostumbrándose a la escarcha, a luchar contra los lobos que aullan por la noche, en esa situación de desamparo. Hasta que una avispada niña, se dio cuenta de su belleza.

- ¡Mamá! ¡Mamá! - dijo tirando del chaquetón de aquella figura anónima adulta.

Hoy, el tronco forma parte de un bonito jardín. Bien pudiera ser el que veis en la parte de arriba. De forma mágica, se llenó de unas flores preciosas. En sus zapatos de raíz encontré una nota:

"Tanto tiempo estuve ahí... en ese lugar de donde vine y en el que no sé cómo caí... Debí haberme ido antes. No sé qué hacía yo ahí. Quizás a veces equivoques el rumbo, los caminos resultan tan parecidos... y todos llevamos el colgante de un loco que en cualquier momento se puede encender.

Hoy vivo con los pies en la tierra. Hoy he salido fortalecido. Mentiría si os dijera que no siento las gotas de nostalgia cayendo, de vez en cuando, sobre mi espalda rugosa pero, muchas veces la lluvia ya no tiene correspondencia y hay que aprender a vivir con ello. Es normal que los extraños guantes del otoño vengan a buscarnos pero, debemos reencontrarnos con nuestra propia luz para volver a brillar; ahondar en el bolsillo del interior, atrapar esa fuerza que nos es natural. Ahora he encontrado un nuevo hogar; se puede encontrar aunque sea en ti mismo. Sirva mi estado actual de ejemplo."

Leí esa carta y decidí dejarla donde la había encontrado, escondida bajo el suelo de ese peculiar señor, no sin antes copiarla en mi cuaderno inmaterial.

Las gentes del lugar ya me habían contado parte de la historia- sí, parte ellos, parte mi instinto de bruja- y con el mismo material con el que las vi, me invitaron a tomar el té de la magia.

- Cree... - y sus susurros se perdieron en la noche.

jueves, marzo 17, 2011

Se dice...

Pablo se acerca a la puerta; es vendedor a domicilio. La chica que le abre le mira de arriba a abajo. Pablo habla, crea lazos de palabras, intentando sacar lo mejor de sí: su éxito depende de la compra del producto. Tiene que maquillarlo. Tiene que hacerlo atractivo. Tiene que adornarlo con una aurora de sueños. Debe hacerlo. Más en este tiempo de crisis, donde las nubes negras han apagado al sol.

- ¡Qué feo que es este tío!- Sonia no mira lo que él tiene entre manos. No ve personas. No saca ventajas o desventajas sobre lo que pueda aportar ese artículo. Sólo ve un cuerpo. Nos preguntamos para qué leches le interesará a esta mujer que sea guapo o feo pero, ahí está ella, analizando cada silueta, cada detalle, cada relieve de la piel. Finalmente, le dice que no, que no le interesa nada; es que claro, si le hubieran traido un chico guapo... pero, tal engendro...

A Pablo le costó mucho conseguir un trabajo, pero Pedro, que era su amigo... Por eso, aprendió a odiar las imágenes, a ser inmortalizado en una estampa del tiempo: nadie miraba su interior. Ahora, siempre que podía, lo evitaba: evitaba enviarse atrapado en una jaula de papel, evitaba el dibujo de su propio antifaz.

Pablo pasa por la calle, una vez más, maltrecho por la nueva pérdida de negocio. Su amigo... qué hará su amigo... Hace tiempo intentó entrar al mundo de la música: siempre fue buen cantante y su sensibilidad brotaba entre sus notas pero, ya le descartaron, seguramente por lo mismo...

Luego dicen que la belleza no lo es todo; " Lo que importa es el interior".

P.D: sinceramente, me inspiré en este caso. Me llamó mucho la atención y me dio lástima.

Bien por la decisión de la jueza. Todo el mundo merece una oportunidad y no le va bien, pues él mismo podrá darse cuenta pero, si nunca prueba... La culpa de su inseguridad la tiene la sociedad; no creo que dejándole aislado, se solucione nada... Nadie le dio una oportunidad. Esto hay que cambiarlo. Esto puede ser un comienzo...

El vacío mueve nuestras mentes. Hay que tener cuidado o acabará por nublarnos la razón.

jueves, marzo 10, 2011

¿Vacançes?


Deviantart.com.

Ultimo los últimos detalles para mi partida.Una maleta y mi bolso de deporte favorito reposan sobre la mesa. Intenté quedarme, a pesar del cambio repentino del tiempo. Creí que se iría este frío extenso, estos copos de nieve solitarios que dibujan sendas insospechadas pero, llevan demasiado tiempo así, quemando los cables eléctricos del exterior, encogiéndome el corazón, escondiéndome bajo la sábanas forzadas de un adiós. No negaré que como medio sureña que soy, me alegran esos copos, las burbujas sólidas que sonríen a lo oscuro, que le dan un poco más de luminosidad pero, cuando el frío se mete en los huesos y en la piel y persiste en quedarse ahí, cansa. Porque todos necesitamos una primavera, el sol que caliente nuestros campos, aunque a veces se ponga pesado y se pase calentando nuestra piel ; queme pero, hasta eso puede tener un valioso valor.

Hace poco me reencontré con un ángel. Era tal su alegría... Raramente, me suele suceder pero, por lo que se ve, él era especial: todos los ángeles lo son, porque ellos nunca se van. Los años y mi estupidez nos habían separado pero, lo cierto, es que ellos siempre pueden volver a envolverte con sus alas. Ellos siempre te tienen presente, aunque sea en el recuerdo y siempre estarán dispuestos a darte la mano. No me lo esperaba... Ya no creía que aquello fuera posible. No piensen mal, él tiene su doncella; nuestro juego se limitaba en vestirnos de niños, en olvidar los apestosos abrigos del mundo adulto. Como siempre, es la compañía de la soledad, que se mece ella sola y aprende a buscar su propia nana.

- ¡Algún día tienes que venirte a correr por los campos con mis amigas Bea y Tere! ¡No veas lo que nos reímos!

No sé si algún día iré, lo único que sé es que él fue el detonante para estas improvisadas vacaciones; no digo partida porque no sé si esto durará una semana, dos... Esta casa me gusta demasiado para acabar dejándola. Pero, me he dado cuenta de que siempre he estado rodeada de ángeles, que aunque escasos, se cuelan en los espejos de la nada: a los que no hace falta llamar con los silbidos del viento, ni traen unos billetes de interés bajo la manga. Mis ángeles son escasos y es cierto que el relacionarme con ellos siempre fue una asignatura pendiente o sino, aprobada por los pelos- su materia nunca fue mi fuerte- pero, ellos me hablaron de un lugar llamado LovestraBe. Quizás el médico Inconsciencia tenga razón: he estado demasiado lejos de mi hogar y pese a mi eterno silencio no me vendría mal intentar buscarlo en los huecos de los parabrisas, sentarme en los prados de sus primaveras,pensar; intentar aprender a apresar los trinos de los pájaros y ver las coloridas flores que pretenden entrar en mi reino. Quizás algún día lo consiga. Miraré en los gestos, acallaré las apariencias, quizás encuentre así el dominio de LovestraBe.

El viento helado sigue tergiversándolo todo, arranca los toldos, atropella la calle; ni la frutera es la misma. Él me ha trastocado.De todas formas, quién puede culpar a los designios del cielo, sus tormentas... Quién sabe qué misterios se ahogan en su llavero de estrellas. A veces, él dice que las cosas tienen que ser así, es como una voz que aunque no imponga su fuerza imperativa, no siempre se puede aplacar.

Me han dicho que en LovestraBe siempre es posible curarse incluso y convertirse en mariposa. Son unas alas preciosas que te están esperando, llenas de la purpurina de una sonrisa. No quería irme sin abrir una pequeña sala, en este espacio de comentarios, para todas aquellas personas que perdieron a alguien. Entiendo que no queráis hablar pero, yo os dejo ahí un pequeño espacio lleno con las estupendas sábanas de un sueño para que rocen vuestro cuerpo aliviando las llanuras secas de vuestra piel. Es mi próximo post, mi regalo a esas personas, antes de que me suba en mi escoba fugaz a la que quizás debería llamar Trueno.

---------------------------------------------------------------------------------------------------- Dolor.

Ya sé que es duro cuando muere un ser querido, creéme y no me refiero sólo a la muerte física. Siempre se pasa por varias fases.

La primera es de sorpresa y/o decepción.

Luego pasamos a la fase de la lluvia, donde los recuerdos nos abruman. Puede ir acompañada de episodios de locura (mandar un SMS inesperado, por ejemplo). Nos sentimos impotentes. Puede ir incluso acompañada de una falta de autoestima, una falta de sentido de la vida, porque ese ser que era nuestro centro, nuestro todo, la razón de nuestros días, se ha ido. La tristeza ahonda en el corazón y viste de luto al alma. No hay por qué negar estos días... si tus ojos tienen que llorar, hazlo. Este es un proceso lento, en el que no hay acción. Cada uno tiene su tiempo: la ceremonia fúnebre no tiene un final estipuladamente marcado; puede durar desde meses hasta años. No hay acción, incluso podemos llegar a negarnos esa realidad. Simplemente estamos como en estado de schock, confusos...

El siguiente paso es cuando un dolor continuado a veces, se minimiza por el palco de una costumbre. No hay por qué sentirse culpable por eso, más cuando nos dejaron de lado: aunque es verdad que a veces no se puede evitar. Pero, algo aquí cambia. Es cuando te das cuenta de que eres un ser valioso como cualquier otro, que nadie merece las lágrimas de otro. Se empieza a tomar plena consciencia de lo que está pasando: se quiere actuar. Se intenta poner remedio. Recuerda que pusieron a tu cargo un ser (tú) y siempre es bueno que mires por su bien. Empieza a volver a la tierra, a llenarte con la cinta de esperanza; quién sabe cuántas aventuras te estarán esperando, cuántos besos de personas que te quieren de verdad, cuántas cosas por aprender. Hay mucho camino de autopista que aprender, compuesto de la sinfonía de caer y levantarse, pieza del gran compositor de la vida. Todo empieza por aprender a aceptar. Pueden haber recaídas a la fase anterior: no te asustes por eso; es normal. Tómate tu tiempo, con calma. El duelo es una cosa personalizada, por lo tanto depende de la persona. Ten paciencia contigo: es verdad que tu ser está pasando por un momento malo pero, es un niño ahora indefenso, que hay que aprender a cuidar...

El último paso es cuando nace un arco iris y tú te vistes con el traje de un nuevo renacimiento. Es tu logro. Vuelves a estar vivo ¡listo para saltar! Se adquieren nuevas cualidades. Es verdad que aquello fue triste pero, has salido fortalecido. Has aprendido. Esas cualidades quizás no se puedan independizar claramente, cada uno se convierte en un ser ligeramente distinto y diferente a los demás. Lo que sí puede ser común es que se adquiere una mayor tolerancia al dolor. No vale lastimarse más por alguien que no supo apreciarte lo suficiente o que tuvo que partir. Descubres que pese a tu dolor, la vida sigue.

¿Cómo sé esto? Escuché a una señora en unas reuniones en EE. UU. Un lugar en el que estuve y no estuve a la vez. Sólo yo sé ese gran misterio; a veces no se necesita estar para escuchar. Sé que es difícil pero, varios afectados se levantaron de sus sillas con enormes sonrisas de luna en sus labios: decían que era posible volver a ver los arco iris porque ellos lo habían conseguido.

Les dedico esta sala de comentarios a todos aquellos que sufren la pérdida de un ser querido. Con todo mi cariño - sé que se lo merecen - aunque suene raro, por ser una simple Desconocida. Es mi regalo: es mi habitación, antes de partir.

3


Deviantart.com

El tiempo te da respuestas.

miércoles, marzo 09, 2011

¿Tempslos?



Deviantart.com

"Se pierde el tiempo para ganarlo después". Bloguer@ SwimmingInthepast.

martes, marzo 08, 2011

La Bella Durmiente y El chico de la plaza.


Deviantart.com

Cabizbajo, solitario, en el posavasos de la plaza, vacío y lleno a su vez, hundía siempre sus ojos en el libro; ni un precioso momento podía apartarle, sólo un instante estrictamente necesario, con plaga de emergencia. Nadie le preguntó pero, un día, en su siempre eterno lugar, Bella Durmiente le oyó decir:

- Tantas decepciones me he llevado que a partir de ahora sólo entraré a este mundo de papel; es una forma de conocer mundo, nuevas personas ... Ya nadie podrá tocarme.

Bella Durmiente sintió el hula hop del alrededor bordeando su cintura. Era extraño, sí, cada vez más. No había roce de calor que pudiera de él emanar, no había tacto que pudieran describir las lunas de los dedos. No había nada: sólo telones de imágenes, precediendo el agujero negro de la noche; sólo cuencos de mentiras sosteniendo gotas de circunsferencias circunflejas.

Subió a su piso. Cerró las persianas, quizás para aislarse de la terrible guerra, esa que no se ve a simple vista, pero que está gestándose con cada capa de noche. Ésa que no grita pero, que también destruye el mundo.Hacía frío, mucho frío la gran mayoría del tiempo y no era broma, ni lo es. Así que se acostó. Afuera ya estaban gritando; quién sabe si sería alguna tertulia televisiva - seguramente de alguna separación, alguno que se habría liado con otra...; todas van de lo mismo; mucho va de lo mismo- pero, no importaba. Nada importaba. El portero reposaba sobre el escalón del portal, esperando quien le "bailara el agua", quizás sin la fuerza voluntaria suficiente para escribir cartas de correspondencia en caso de que su benefactor las necesitara -es lo más probable pero, ni tú ni yo lo sabremos- los tendereros repentinos sonreían a la espera del deseado billete; todo era juego, seducción. Pero, como dije, qué importaba. Qué importa. Bella Durmiente cerró los ojos y se durmió; era mejor eso que estar despierta. Aprendió que habían maneras diferentes de enroscarse entre las suaves sábanas. Seguro que El chico de la plaza también las sabía, aunque la del libro fuera su favorita; era imposible que... Nunca lo había pensado, pero, El chico de la plaza, le dio una excelente idea. Ahora sólo despertaría ante el estímulo necesario o ante las conocidas llamas chisporreantes de un hogar , sólo aquéllas que no hubiera descubierto como cuadros. Ella dormía, sólo dormía, aunque a veces se dignara a mirar al exterior; entonces recordaba cuando empezaba a llover; los campos de la lluvia, las semillas de cristal... quién sabe si ese instinto podría borrarse algún día; eso era algo que El chico de la plaza o el misterioso tiempo aún le tenían que contar.

A él, siempre lo recordaría...

jueves, marzo 03, 2011

La asesina.


Deviantart.com.

- ¿Sabes? Él está muerto; creo que le atropelló un coche o algo así o quizás fue fruto de la fantasía o algo de eso, no sé... no lo recuerdo exactamente; quizás estuve así, en un momento de debilidad...

- Pero, ¡qué dices! ¿Y tú estás así? ¿Tan pancha?

- Sí, y no sabes lo agusto que se está... Creételo ¡porque el "tuyo" también murió! ¡Cristian está muerto! ¡Te lo puedo asegurar!

- ¡No! ¡No digas eso! ¡Qué crueldad!

- Según cómo se mire.

Había nadado mucho tiempo por los bosques helados de soledad, sorteando los caprichosos charcos de abandono azul, a los que sólo, cuando les apetecía, cambiaban ese aspecto por leña de hogar- algo que solía ser muy raro. El frío hastía, va pelando la piel, desgasta, cansa. El frío vence a la llama, a las luces de Navidad. Del frío se pasa al granizo, del granizo a la nieve y una vez que el balón blanco pega contra el cristal, explota. Eso había hecho él, la había matado, condenado a sus repetidos eslabones de ignorancia; previamente ya la había asesinado, convertido en la infíma masa de un espíritu fugaz. Por fin, ella había podido hacer lo mismo: con un cuchillo de olvido había desgarrado los restos de su piel; apenas podía ver el tejido de su ser, aquello que en otro tiempo percibió ¡Era la ropa, que había ardido! Y las personas, cuando ya no son las mismas, mueren. Había asesinado los maltrechos jirones de su piel y así, pasito a pasito, fue descubriendo que tras ese tipo de anocheceres, también existe la posibilidad de volar.

sábado, febrero 26, 2011

El caballero del éxito.

El caballero del éxito estuvo viviendo en mi casa. A veces se escondía en su castillo particular e inspeccionaba una montaña de papel, una y otra vez, ésa que le hacían construir. Pero, siempre tenía un tiempo para salir, saludar al sol, que como siempre pintaba la pared de añil. Quizás, algún que otro día, su guitarra aullara sus sentimientos de cuerdas rasgadas, mientras él y su princesa eterna la acompañaban,ya fuera por hobby o no; ya se tratara de poner luces de Navidad o de un día rutinario para la poesía.

Le recuerdo feliz, simpático, con esa despreocupación aparente, sus juegos conmigo, su abrazo más cálido (aunque fuera invisible).

- ¡Chachi piruli!- puede que me dijera y cruzábamos los dedos.

Aquello fue cambiando. Quizás todo empezó en esa playa, cuando me llevó a disgusto por primera vez; los niños pegan estirones y se convierten en seres gigantescos y una manta de coral los va solidificando con el pasar de los años; la plancha ya no funciona igual sobre la piel; el viento nos empuja un pasito más adelante, más hacia allá y las circunstancias también van limando nuestra piel, impregnándose en las capas más profundas del ser. Otros nuevos niños vienen a ocupar el asiento de tu infancia, a disfrutar de la primera fila de esa tele de plasma que echa la película Felicidad.

Un día, El caballero del éxito tocó los montes más altos de estrellas,convirtiéndose en fuego artificial,creando la posibilidad de ser admirado por cuantos quisieran mirar. El caballero del éxito, tras conseguir ese gran salto, se fue: siempre tuvo claro sus objetivos y tenía algo importante que hacer, algo que terminaría de llenar su imperturbable esfera de paz.

Aún le veo, de vez en cuando. Sigue tocando las estrellas, sigue el ímpetu de su coche, salvando obstáculos- de la forma que yo nunca fui capaz de hacer. Conservo ahora un objeto, que me dio en un pasado cercano, dorado y que cabe en la palma de mi mano, es un objeto misterioso y que él me aconsejó que guardara bajo la llave del secreto, ya que los malos pensamientos pueden nadar sobre él, un objeto que tiene su propia magia.

El caballero del éxito y yo compartimos ciertas páginas de historia pero, pese a ello, el divino y legendario tiempo, no quiso concedernos las mismas gracias, al parecer.

Aún hoy, el eco de un sonido enunciado suena de vez en cuando entre los espectros del pasado:

- No permitas que nada ni nadie te aparte de tu camino - fue la frase que me dejó; un eco la trae a la senda del oído travieso de un recuerdo.


jueves, febrero 17, 2011

Bichos.

Somos el viento, el viento de la vida, dibujando percepciones, creando pirámides de pensamiento. Misterio que te escapas de los dedos. Pies vagabundos, aunque tengan casa, quizás.

Dibujamos nuevas aventuras, aunque muchas veces sean repetitivas, aburridas, cansinas. Pero, cada despertar conlleva un nuevo amanecer y cada paso, una letra que se escribe en nuestras páginas del tiempo. Cada letra, es una palabra y cada palabra, una frase; así va todo enredándose, deslizándose en una secuencia con sentido: es nuestra historia, propia y personal, nuestra, del alma y difícilmente hay pared perfecta para poder plasmar todo lo que conlleva nuestro ser. No importa. A veces, es como que bastara sentir lo que somos y llevarlo en el corazón.

Con esto, dicho, se me ocurrió enseñaros un pasaje de una de mis aventuras. No piensen mal... Sólo dio la casualidad de que una puerta se abrió y pasé a este pasaje de la vida, bien dispuesto para mí y para todos los que quisieran entrar. Fue un instante fugaz. Así, que aquí os enseño a unas "amigas". Se llaman bacterias y están muy agusto en esta especie de recipiente con placa, al que llaman placa Petri. Según nos cuentan, están de maravilla, ya que las han proporcionado todos los nutrientes que necesitan, simulando, probablemente, un cuerpo humano. Están dispuestas, como veis, en un medio. Existen muchos tipos de medios, según lo que se quiera cultivar. Primero, se siembran y luego, se meten en una estufa de cultivo, bien calentitas, a 37ºC. Al día, siguiente, vemos si han crecido.



Aquí vemos unas colonias ¡Algunas son gigantescas! ¿Qué entendemos por colonia? Un grupo de bacterias, de individuos. Las colonias son los circulitos que vemos por la placa. Se estima (eso sí lo sé), que cada colonia tiene 10 elevado a 8 individuos. ¿Qué te crees? ¿Que normalmente, es fácil ver a estos bichillos? ¡Claro que no! Son esos enanitos, que observan desde la oscuridad, que se esconden incluso en alguna parte de tu cuerpo o en algún inesperado lugar, en algún fruto de despiste de un árbol loco... Algunos conviven con nosotros desde tiempos felices; otros son los malos ¡Así que cuídense! No es una broma. Que algo no se pueda ver, no significa necesariamente que no exista. No se engañen: en cada lugar, puede haber un espía.

viernes, febrero 11, 2011

A un alguien o a un nada.

Querido:

Te cuento que acabo de salir de reanimación, una vez más, quizás. Puede que ya sea la segunda vez o ¿quizás la primera? o puede ser... No lo sé; mi maltrecha memoria no me deja pensar; bucea en las caracolas de la lejanía o quizás eso es lo que prefiera pensar. Debo de haber tenido varios accidentes de tráfico; reconozco que soy una mala conductora pero, tú también tienes la culpa, aunque pueda ser que no te conozca, por dejarme sola. Dime ¿dónde te has metido? Demasiadas señales de tráfico, demasiados vendedores de felicidad pero, ¿sabes? No puedo creer en ellos: venden el juguete de una sonrisa pero, ¿de qué me sirven las estelas multicolor, si luego se van con el aire? Yo quiero arco iris eternos para guardar en mi cajita del corazón; sólo tú podrías hacerlo pero, no eres más que una masa amorfa y metafísica, un cuadro vacío en la pared. Dicen que existen las medias naranjas; a menudo me hago zumo de naranja pero, sólo veo una entera. Puede que si me vieras te sacara las uñas. No te asustes: sólo es un modo de defensa... No te contaré el secreto de todo ello pero, si tú fueras más que un actor de felicidad, entenderías... Pero, sólo tengo un nombre vacío de palabras. Un hospital que sufre apagones de realidad. Un colchón de inexistencia. Quizás te preguntes de qué diablos estaré hablando, quizás no acabes de entender el continuo silencio de mi estado accidentado, pero, al igual que una imagen vale más de mil palabras, la música también. Quizás así termines de comprender:


Son sueños- El canto del loco.

Pero, seguramente no existas o seas el aire que juega con mi cabello; ojalá nos viéramos en otra vida pero, hasta las cortinas del secreto son espesas y hasta allí guardan sus propiedades privadas de secretos. Seguiré teniendo accidentes, tentando esa mano macabra de oscuridad y tú seguirás escondido bajo las misteriosas páginas del mundo. Pero, no quiero volver a accidentarme nunca más. Contigo sería mucho más fácil.

Sé que éste no es probablemente el mejor sitio para hablar pero, tenía que decírtelo, aunque fuera por una vez y como sólo tengo tu nada... Ahora me queda la cinta de esperanza, ésta que enrollo entre mis dedos, de que lo estés leyendo en algún lugar de El Más allá. Atentamente,

D.