lunes, junio 13, 2011

El espejo de Matsuya.

Mi tío, nos puso al corriente de dos bellas leyendas. Él las leyó al parecer en el colegio, cuando aún iba con sus pantaloncitos cortos. No se sabe quién las escribió (si él y yo no estamos equivocados; sino, nuestras disculpas) y hay varias versiones de estos escritos. Dada la imposibilidad de encontrar el libro en el que estaban esas preciosas leyendas, él se tomó la molestia de mandarme dos de las que me habló. Es cierto, que me he convertido en El Fantasma de las Nieves, que el tiempo está raro y cambiante, que un antes ya se perdió. Ahora, es simplemente diferente, pero, aquí dejo este bonito texto para compartir. Que lo disfrutéis tanto como yo lo hice :) De nuevo, ¡gracias, tío!

EL ESPEJO DE MATSUYAMA

Anónimo

En Matsuyama, lugar remoto de la provincia japonesa de Echigo, vivía un matrimonio de jóvenes campesinos que tenían como centro y alegría de sus vidas a su pequeña hija. Un día, el marido tuvo que viajar a la capital para resolver unos asuntos y, ante el temor de su mujer por viaje tan largo y a un mundo tan desconocido, la consoló con la promesa de regresar lo antes posible y de traerle, a ella y a su hijita, hermosos regalos.

Después de una larga temporada, que a la esposa se le hizo eterna, vio por fin a su esposo de vuelta a casa y pudo oír de sus labios lo que le había sucedido y las cosas extraordinarias que había visto, mientras que la niña jugaba feliz con los juguetes que su padre le había comprado.

-Para ti -le dijo el marido a su mujer- te he traído un regalo muy extraño que sé que te va a sorprender. Míralo y dime qué ves dentro.

Era un objeto redondo, blanco por un lado, con adornos de pájaros y flores, y, por el otro, muy brillante y terso. Al mirarlo, la mujer, que nunca había visto un espejo, quedó fascinada y sorprendida al contemplar a una joven y alegre muchacha a la que no conocía. El marido se echó a reír al ver la cara de sorpresa de su esposa.

-¿Qué ves? -le preguntó con guasa.

-Veo a una hermosa joven que me mira y mueve los labios como si quisiera hablarme.

-Querida -le dijo el marido-, lo que ves es tu propia cara reflejada en esa lámina de cristal. Se llama espejo y en la ciudad es un objeto muy corriente.

La mujer quedó encantada con aquel maravilloso regalo; lo guardó con sumo cuidado en una cajita y sólo, de vez en cuando, lo sacaba para contemplarse.

Pasaba el tiempo y aquella familia vivía cada día más feliz. La niña se había convertido en una linda muchacha, buena y cariñosa, que cada vez se parecía más a su madre; pero ella nunca le enseñó ni le habló del espejo para que no se vanagloriase de su propia hermosura. De esta manera, hasta el padre se olvidó de aquel espejo tan bien guardado y escondido.

Un día, la madre enfermó y, a pesar de los cuidados de padre e hija, fue empeorando, de manera que ella misma comprendió que la muerte se le acercaba. Entonces, llamó a su hija, le pidió que le trajera la caja en donde guardaba el espejo, y le dijo:

-Hija mía, sé que pronto voy a morir, pero no te entristezcas. Cuando ya no esté con ustedes, prométeme que mirarás en este espejo todos los días. Me verás en él y te darás cuenta de que, aunque desde muy lejos, siempre estaré velando por ti.

Al morir la madre, la muchacha abrió la caja del espejo y cada día, como se lo había prometido, lo miraba y en él veía la cara de su madre, tan hermosa y sonriente como antes de la enfermedad. Con ella hablaba y a ella le confiaba sus penas y sus alegrías; y, aunque su madre no le decía ni una palabra, siempre le parecía que estaba cercana, atenta y comprensiva.

Un día el padre la vio delante del espejo, como si conversara con él. Y, ante su sorpresa, la muchacha contestó:

-Padre, todos los días miro en este espejo y veo a mi querida madre y hablo con ella.

Y le contó el regalo y el ruego que su madre la había hecho antes de morir, lo que ella no había dejado de cumplir ni un solo día.

El padre quedó tan impresionado y emocionado que nunca se atrevió a decirle que lo que contemplaba todos los días en el espejo era ella misma y que, tal vez por la fuerza del amor, se había convertido en la fiel imagen del hermoso rostro de su madre.

FIN

4 dicen bla,bla,bla:

Esther dijo...

Ojalá me mandara más o se acordara de alguna que pudiera. Me encantan estas leyendas. Fuera verdad o no, es una historia preciosa, en verdad :) Se disfrutan ¿verdad? Y siempre que alguno sepa alguna podría contarla. Que me avise, que me avise, que yo la leo :)

*Sechat* dijo...

Esther, te facilito el enlace de la web de un amigo que conozco personalmente y que recaba este tipo de leyendas cada semana.

www.luzysabiduria.com

Seguro que te gusta lo que lees por allí. Besotes.

Dinorider d'Andoandor dijo...

¡muy bonita la historia!

Maat dijo...

Las leyendas siempre te dejan un buen sabor de boca. El hecho de que hayan sobrevivido muchísimos años, muy probablemente parte de ellos de forma oral, enriquece aun más la historia. Porque todos los que alguna vez hemos contado una leyenda, al final hemos puesto un poquito de nuestra imaginación en ella y, al acabar, también somos parte de ella =)

Un abrazo Esther!