domingo, marzo 20, 2011

19-3-2011 y la superluna ¿acompañada?



Ayer, la cabeza plateada de la luna, se acercó a la tierra más que nunca. No me esperaba esa visita tan cercana, cuando de repente, las voces conocidas me avisaron de ello.

- ¡Corre! ¡Corre! ¡Que la luna no va estar así en otros 20 años!

Siento no tener otro documento mejor. La verdad, es que se parece quizás a esto. Pero, mis medios son limitados.Si alguien nos quiere enseñar algo mejor... Así que si esto te pilló un poco despistad@, ya sabes: en 20 años la dama de plata volverá a acercarse a nuestra casita redonda. ¿La pides un deseo? El mío no se cumplió y es un poco difícil... Si queréis más información sobre los misterios en los se ha visto circunscrita esta dama de plata y una preciosa imagen, veniros aquí.

Coincido en que hacer un picnic mirándola o perderse en el cajón del campo es una excelente idea pero, en mi caso, no pudo ser... Claro, viene sin avisar...

Bueno, para compensar, se me ocurre poner unos chocolates ¡Nos vamos a la chocolatería Valor! Esta chocolatería es de bastante prestigio en España. No pocos españoles o personas residentes en España deciden pasar un ratito agradable en este lugar, alguna vez. Nada como un chocolate calentito frente al frío invierno y una dulce marea de delicia marrón inundando tu boca, acompañada del bastón de los churros si tú lo deseas. Es cierto que no importa el lugar si la compañía es buena pero, la autoría de esas gotas de placer a Valor, ¡no se la quita nadie! Y luego, esos espacios, donde a veces cierta fragancia de lo antiguo se deja entrever entre sus cortinas.

Nosotros hemos elegido, un chocolate puro y típico español para empezar.



Éste de abajo, es el Chocolate Maya, donde un ligero toque de canela junto al siempre impactante chocolate, derritirá tus sentidos.



Este de abajo, es el chocolate Yumbé (chocolate canario), con un peequeño toque de plátano. No lo he probado pero, los gestos, aunque sean ajenos, lo dicen todo. Al chocolate blanco, enorme exquisitura blanca, lo presentan igual, en la misma taza pero, sin esas rodajas de plátano.



Quizás no quieras volcanes de placer sino, algo más fresco, más veraniego... Entonces, puedes pedir por ejemplo, un chocolate francés frío pero, si esto no es de tu gusto, no te preocupes; Valor nada en chocolate y es un polifacético experto en placer. ¡Mmmmmmmmmm...!

O quizás simplemente prefieras curiosear alguna de estas casitas de Hansel y Gretel o ir al club de los amigos del chocolate... ¡Tú decides!

¿Cómo acompañar a estas lunas? ¿Qué dices? Bueno, cada uno tiene su forma especial de hacerlo. Yo sólo os enseñé una dulce costumbre de aquí; no muy extendida pero, bueno... Valor es una rica referencia ¡Mmmmmmmmmmmmmmm!

0 dicen bla,bla,bla: