jueves, marzo 10, 2011

¿Vacançes?


Deviantart.com.

Ultimo los últimos detalles para mi partida.Una maleta y mi bolso de deporte favorito reposan sobre la mesa. Intenté quedarme, a pesar del cambio repentino del tiempo. Creí que se iría este frío extenso, estos copos de nieve solitarios que dibujan sendas insospechadas pero, llevan demasiado tiempo así, quemando los cables eléctricos del exterior, encogiéndome el corazón, escondiéndome bajo la sábanas forzadas de un adiós. No negaré que como medio sureña que soy, me alegran esos copos, las burbujas sólidas que sonríen a lo oscuro, que le dan un poco más de luminosidad pero, cuando el frío se mete en los huesos y en la piel y persiste en quedarse ahí, cansa. Porque todos necesitamos una primavera, el sol que caliente nuestros campos, aunque a veces se ponga pesado y se pase calentando nuestra piel ; queme pero, hasta eso puede tener un valioso valor.

Hace poco me reencontré con un ángel. Era tal su alegría... Raramente, me suele suceder pero, por lo que se ve, él era especial: todos los ángeles lo son, porque ellos nunca se van. Los años y mi estupidez nos habían separado pero, lo cierto, es que ellos siempre pueden volver a envolverte con sus alas. Ellos siempre te tienen presente, aunque sea en el recuerdo y siempre estarán dispuestos a darte la mano. No me lo esperaba... Ya no creía que aquello fuera posible. No piensen mal, él tiene su doncella; nuestro juego se limitaba en vestirnos de niños, en olvidar los apestosos abrigos del mundo adulto. Como siempre, es la compañía de la soledad, que se mece ella sola y aprende a buscar su propia nana.

- ¡Algún día tienes que venirte a correr por los campos con mis amigas Bea y Tere! ¡No veas lo que nos reímos!

No sé si algún día iré, lo único que sé es que él fue el detonante para estas improvisadas vacaciones; no digo partida porque no sé si esto durará una semana, dos... Esta casa me gusta demasiado para acabar dejándola. Pero, me he dado cuenta de que siempre he estado rodeada de ángeles, que aunque escasos, se cuelan en los espejos de la nada: a los que no hace falta llamar con los silbidos del viento, ni traen unos billetes de interés bajo la manga. Mis ángeles son escasos y es cierto que el relacionarme con ellos siempre fue una asignatura pendiente o sino, aprobada por los pelos- su materia nunca fue mi fuerte- pero, ellos me hablaron de un lugar llamado LovestraBe. Quizás el médico Inconsciencia tenga razón: he estado demasiado lejos de mi hogar y pese a mi eterno silencio no me vendría mal intentar buscarlo en los huecos de los parabrisas, sentarme en los prados de sus primaveras,pensar; intentar aprender a apresar los trinos de los pájaros y ver las coloridas flores que pretenden entrar en mi reino. Quizás algún día lo consiga. Miraré en los gestos, acallaré las apariencias, quizás encuentre así el dominio de LovestraBe.

El viento helado sigue tergiversándolo todo, arranca los toldos, atropella la calle; ni la frutera es la misma. Él me ha trastocado.De todas formas, quién puede culpar a los designios del cielo, sus tormentas... Quién sabe qué misterios se ahogan en su llavero de estrellas. A veces, él dice que las cosas tienen que ser así, es como una voz que aunque no imponga su fuerza imperativa, no siempre se puede aplacar.

Me han dicho que en LovestraBe siempre es posible curarse incluso y convertirse en mariposa. Son unas alas preciosas que te están esperando, llenas de la purpurina de una sonrisa. No quería irme sin abrir una pequeña sala, en este espacio de comentarios, para todas aquellas personas que perdieron a alguien. Entiendo que no queráis hablar pero, yo os dejo ahí un pequeño espacio lleno con las estupendas sábanas de un sueño para que rocen vuestro cuerpo aliviando las llanuras secas de vuestra piel. Es mi próximo post, mi regalo a esas personas, antes de que me suba en mi escoba fugaz a la que quizás debería llamar Trueno.

---------------------------------------------------------------------------------------------------- Dolor.

Ya sé que es duro cuando muere un ser querido, creéme y no me refiero sólo a la muerte física. Siempre se pasa por varias fases.

La primera es de sorpresa y/o decepción.

Luego pasamos a la fase de la lluvia, donde los recuerdos nos abruman. Puede ir acompañada de episodios de locura (mandar un SMS inesperado, por ejemplo). Nos sentimos impotentes. Puede ir incluso acompañada de una falta de autoestima, una falta de sentido de la vida, porque ese ser que era nuestro centro, nuestro todo, la razón de nuestros días, se ha ido. La tristeza ahonda en el corazón y viste de luto al alma. No hay por qué negar estos días... si tus ojos tienen que llorar, hazlo. Este es un proceso lento, en el que no hay acción. Cada uno tiene su tiempo: la ceremonia fúnebre no tiene un final estipuladamente marcado; puede durar desde meses hasta años. No hay acción, incluso podemos llegar a negarnos esa realidad. Simplemente estamos como en estado de schock, confusos...

El siguiente paso es cuando un dolor continuado a veces, se minimiza por el palco de una costumbre. No hay por qué sentirse culpable por eso, más cuando nos dejaron de lado: aunque es verdad que a veces no se puede evitar. Pero, algo aquí cambia. Es cuando te das cuenta de que eres un ser valioso como cualquier otro, que nadie merece las lágrimas de otro. Se empieza a tomar plena consciencia de lo que está pasando: se quiere actuar. Se intenta poner remedio. Recuerda que pusieron a tu cargo un ser (tú) y siempre es bueno que mires por su bien. Empieza a volver a la tierra, a llenarte con la cinta de esperanza; quién sabe cuántas aventuras te estarán esperando, cuántos besos de personas que te quieren de verdad, cuántas cosas por aprender. Hay mucho camino de autopista que aprender, compuesto de la sinfonía de caer y levantarse, pieza del gran compositor de la vida. Todo empieza por aprender a aceptar. Pueden haber recaídas a la fase anterior: no te asustes por eso; es normal. Tómate tu tiempo, con calma. El duelo es una cosa personalizada, por lo tanto depende de la persona. Ten paciencia contigo: es verdad que tu ser está pasando por un momento malo pero, es un niño ahora indefenso, que hay que aprender a cuidar...

El último paso es cuando nace un arco iris y tú te vistes con el traje de un nuevo renacimiento. Es tu logro. Vuelves a estar vivo ¡listo para saltar! Se adquieren nuevas cualidades. Es verdad que aquello fue triste pero, has salido fortalecido. Has aprendido. Esas cualidades quizás no se puedan independizar claramente, cada uno se convierte en un ser ligeramente distinto y diferente a los demás. Lo que sí puede ser común es que se adquiere una mayor tolerancia al dolor. No vale lastimarse más por alguien que no supo apreciarte lo suficiente o que tuvo que partir. Descubres que pese a tu dolor, la vida sigue.

¿Cómo sé esto? Escuché a una señora en unas reuniones en EE. UU. Un lugar en el que estuve y no estuve a la vez. Sólo yo sé ese gran misterio; a veces no se necesita estar para escuchar. Sé que es difícil pero, varios afectados se levantaron de sus sillas con enormes sonrisas de luna en sus labios: decían que era posible volver a ver los arco iris porque ellos lo habían conseguido.

Les dedico esta sala de comentarios a todos aquellos que sufren la pérdida de un ser querido. Con todo mi cariño - sé que se lo merecen - aunque suene raro, por ser una simple Desconocida. Es mi regalo: es mi habitación, antes de partir.

3 dicen bla,bla,bla:

Dinorider d'Andoandor dijo...

pero el sentimiento siempre queda, no?

Esther dijo...

Supongo que si fue de verdad, sí, para la desgracia de un@. Pero, a veces conviene ahogarlos con la almohada y dejarlos como un poco olvidados,cuando no tienen dueño que les devuelva sus besos, porque la vida sigue y entonces molestan. Hay que hacer todo lo posible, para que al menos, si permanecen, se queden dormidos. Si no tuvieran que ser vagabundos... pero, cuando se ven condenados a ello... mejor ignorar sus voces. A veces pueden deprimir bien de ello.

Todo depende, Jarabe de Palo. Creo que hay otra gente a la que no le importa nada, como es cada vez más habitual. Hasta los animales son capaces de superarnos a veces.

P.D: LovestraBe tiene sus teléfonos y cosillas. Sigo por allá,aunque por lo menos no me cuesta nada darme un paseo a veces por sus vías de comunicación. Pero, me voy, me voy, que aquí se está muy agusto.

Saludos.

Carlos dijo...

Tu alma es siempre primavera, y tu corazón inmenso.

Nunca dejes de ser tú.

Feliz finde!