viernes, septiembre 15, 2006

Noche horrible





Con la canción de Whitney Houston titulada " I have nothing" sonando en mis oídos, alma, mente y corazón salí medio entristecida de la biblioteca que no está muy lejos de mi casa; la estaban cerrando ya y había que marcharse. Me senté con el libro en la mano en el alféizar de uno de los grandes ventanales. El tiempo estaba de lluvia, dos chaparraditas habían caído ya: una por la mañana y otra por la tarde pero, a mí no me importaba;cuando sientes que todo está perdido, que no hay nada que hacer, ya nada importa.Hubo un tiempo en que luchaba por llegar alto, a el escalón más elevado de la sociedad; era mi meta, destacar y en general era buena estudiante; pero, ya no importa. Me entristecía tener que estar aparcada en una sala de estudio, mientras mi familia me había dicho que viniera a tal o cual sitio, no sólo me lo pedían con palabras sino con sus miradas; o perderme alguna celebración familiar; o tener que decirle a mi queridísimo amigo de entonces que no podía quedar ( no penséis mal, no era un noviete, sólo alguien con quien ir por ahí y contarnos nuestras cosillas, yo era su confidente: me contó algún que otro secreto y ese papel que me otorgó fue un placer para mí) y también , por sumirme en la rutina lo perdí. Así que, ahí estaba yo ayer sentada, viendo sin ver, mirada clavada en el vacío.Un dolor interior cada vez más intenso no pudo contenerse dentro de mí y tuvo que salir en forma de abundantes lágrimas. Cada vez que un empleado de la biblioteca o, una de las personas que quedaban dentro pasaba, yo bajaba la vista al libro, fingiendo leer. Saboreé mis lágrimas, me gusta pasármelas por los labios; siento que me los hidratan y me los ponen salaritos.Volví a sentir lo que sentía no hace mundo: aborrecimiento por el mundo que me rodea : esos escaparates, los coches( carros, en sudamérica) que vienen y van, la gente que parece que siempre piensan en el sexo; el dinero, el dinero que se manifiesta en todos sitios, que se huele en el ambiente, en todo lo que me rodea... ...me parece un mundo tan aborrecible... ...lo único que vale la pena son la familia y amigos.Hace tiempo hice un text y me salió como resultado:" ¿De verdad tú eres del siglo XXI?" Es verdad, no me siento a gusto donde estoy: miro más allá de la realidad actual, no sé... ...una vez me pregunté si realmente pertenecía a mi familia, si no me estaban mintiendo, si no habría sido abandonada en el planeta por unos extraterrestres pero, ¡ Claro que sé la respuesta! Soy terrestre , ni más ni menos, un trozo de carne que anda por ahí como otros tantos. Allí, sentada en la semioscuridad dejo de llorar: debo controlarme, van a venir mis tíos del centro-norte de la península y debo estar bien para recibirles. Además, no quiero que nadie de mi familia se entere de cómo estoy, de que quizás mi supuesta depresión vuelve a jugarme malas pasadas.Voy a casa y al cabo de un rato, los recibo. Mucho cariño por los encuentros, abrazos y besos.Se instalan y cenan. Ellos y mis padres hablan fervientemente hasta la una de la madrugada. Mi hermana y yo muertas de sueño, no rechistamos, ya no somos mañacas y hay que comportarse como tal. Yo y mi hermana frente al ordenador, esperando que en las ganas de conversar venzan la pesadez de horas y horas de viaje y finalmente vencen, como no podría ser de otra forma. Vamos tardísimo a dormir. Ellos en mi habitación, la he cedido sin ningún problema, se lo merecen por querernos tanto. Yo por mi parte duermo en la habitación de al lado, en una cama estrecha pero, con historia: era una de las camas de mi abuela materna. Ahí está ese retrato antiguo, en blanco y negro de mi madre, que me da tan mala espina ( no sé por qué); parece que me mire; esa mirada en el papel ejerce un poder tan en mí que parece que lo único que quiera hacerme sea dañarme. Cojo el cuadro y lo pongo en una silla, dado la vuelta;supongo que no tirará misiles o algo por el estilo y si los tira, en todo caso las heridas se las llevará la silla. Me acuesto e intento conciliar el sueño pero, no puedo dormir. En la oscuridad comienzo a llorar y a llorar. Intento controlarlo pero, no puedo; tantas lágrimas caídas y no sé ni por qué, poco me falta para formar un manantial. La nariz se me atasca y me levanto a coger papel higénico y es entonces, cuando me miro al espejo: veo enormes ojeras, los ojos irritados sumidos un pequeño velo transparente y licuoso,que emborrona mi vista y mis párpados parecen un poco hinchados: no tengo buen aspecto. Al fin, a las tres de la madrugada, el llanto para y puedo dormir. Me acordé de Flor, cuando nos contó que también se sentía triste y que lloraba por algo que no pudo ser; sólo que mis sollozos no tenían justificación. Al fin, todo terminó.
Me he convertido en una irresponsable en los estudios; sí, me siento culpable. A la vez que pienso que debería estar estudiando, no puedo evitar pasar un poco. Sólo quiero olvidar, no me siento nunca con ánimos, como antes. No sé lo que ha pasado conmigo. Pero, espero que éso que creo de la líneaen realidad sea cierto; porque yo realmente lo creo así y vivo día a día con la esperanza de que aunque esté ahora en el lado malo, luego vengan a mí tiempos mejores.
Se me quedó grabada en la mente una frase de mi padre:

- Yo te consideraba una persona fuerte...

Le decepcioné, lo siento,papi.
Estoy otra vez más o menos bien, pero con los ojos que me pesan ( no se preocupen por mí) intentaré no llorar.

12 dicen bla,bla,bla:

ROx dijo...

Esther, eres tan linda!. Leo tu texto y me alegra saber que una persona esta creciendo y no se esta quedando enana. Tu me entiendes!. Un abrazo.

Peppermint dijo...

Opino que -en general- en España los jóvenes estudiantes se estresan demasiado. La curricula de estudios es tan apretada que no da tiempo a otras actividades, como por ejemplo, trabajar a medio tiempo. En cuanto a lo otro, yo creo que es estrés. Eso envuelve culpabilidad, depresiones, llanto, nadie me entiende, no encuentro soluciones, sé que lo hago mal pero no consigo pararlo. Es estrés nena.

A tu edad es normal, pero no te consumas en aquello que no puedes arreglar, preocupate de las cosas que si puedas. Si asi te pones con tus añitos, no quiero imaginarme cuando tengas mis 27 tacos. El mundo no se termina mañana, ni pasado. Lo dice dios. xDDD. Pasito a paso se llega más lejos.

Roberto del Campo Valdés dijo...

Hola Esther:

Vaya que es elocuente tu relato.

Que te puedo decir, echa todo para afuera, llora hasta que te quedes sin lagrimas en los ojos, luego analiza que eslo que puede estar afectandote de esa forma.

Un abrazo y harto animo.

Andrés Asenjo Morosetti dijo...

La verdad que me da mucha tristeza leerte triste.
Sin embargo me da rabia, que sientas que desilucionas a la gente.
Querida amiga, en el ultimo tiempo eh aprendido algo, no importa lo que pase, uno tiene que ser fiel con lo que siente. ese sentir es existencia pura y expresion pura de tu ser, no temas a desilucionar a alguien, manten tus convicciones sobre lo que piensas y haces, a noser claro esta que tu te sientas mal con eso.
Recuerda que lo que crees, es parte de ti, al igual que lo que sueñas, vives, ves, lees, etc. Todo eso que te pasa, te pasa por algo y eso te demuestra tus cualidades como persona, que por tu capacidad como escritora (pienso yo; por lo que te eh leido) Tienes una sensibilidad especial con el mundo que te rodea. Capacidad que muy poco tienen, tomalo como un valor.

Yo soy un tipo super sensible, eh llorado muchas veces por el sufrimiento en la gente (ni siquiera amigos), es una cuestión que me parte el alma. Sin embargo, me encontre como persona, viendo y escuchando esa vocesita que muy calladamente te dice cosas desde tu alma en lo mas profundo de uno.

Esther te mando un fuerte abrazo en la distancia y recuerda que tus palabras son expresión de tu ser magico, con el que nos encantas permanenetemente.

P.D que lata sería ver que solo hay pura gente que piensa en el dinero y el exito, tu marcas la diferencia con respecto a eso.

Un fuerte beso y recuerda que los que te leemos te apreciamos muchisimo, puedes contar con este blogi amigi para lo que quieras. =)

Lunaria dijo...

LLora si quieres, es bueno desahogarse en determinados momentos, pero no hagas de ello una costumbre cuando te sientas mal.
Piensa que todo pasa, y las malas rachas se van. No se trata de decirte que la vida es hermosa, porque eso sólo te corresponde a tí el darte cuenta. Confío en que lo hagas.
Recuerda que sólo tú puedes vencer esto. Así que mira al frente y échale coraje a la vida.
Un beso.

Trisha dijo...

Senti tu relato como muy cercano y no pude evitar me dejara tambien una sensacion de tristeza, quiza porque he sentido cosas similares, llora lo que quieras creo que sirve de terapia, pero no culpes a nadie, creo que lo que te pasa es que te encierras en tu mundo, en ese mundo que a ti te gusta, en ese mundo de fantasía que tu misma dibujaste para ti, y no es tan malo, lo malo es aislarte del mundo real, haz que ese pequeño mundo que te has creado sea tambien parte del mundo real, el estudio es importante pero si te kita lo importante que es vivir y ser feliz, debes descansar un poco, darte un poco de tiempo para ti, regalarle un poco de tiempo a tu amigo...

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

Cuando Goethe escribió "Penas del Joven Werther" no creo que se imaginara que su libro se erigiría en un referente para los jóvenes que se lanzaron al suicidio en masa arrastrados por esa moda. La depresión nunca es una buena opción, porque es la facilona: como el alcoholismo o la droga. Cuando no puedes evitarlo es una enfermedad, pero como refugio... es una cobardía. Y perdona si te digo esto, pero lo hago por cariño y por la pequeña experiencia.
Los estudios son opciones, si ahora volviera a tu edad elegiría un trayecto completamente diferente y tus opiniones respecto al sexo o al consumismo... pues son respetables, pero no definitivas. Ni todo el sexo es malo ni todo lo que compro es por moda. Tú lucha con tu opinión y (tal vez) con tu blog por defender tus ideas, pero no desfallezcas. Y no por fortaleza, ni por que te lo diga nadie, ni porque te lo sugiera yo... sino porque te apetece, te gusta, te pone las pilas y te sale de las entrañas...
Todo pasa y todo queda... pero tu vida es una parte del párrafo que escribimos la humanidad en la historia del mundo. Una coma o una frase entera, eso no importa, pero si tu desfalleces en lagrimas... esa parte no se escribirá.
Espero que me hayas entendido.
Un besazo.

Patricia 333 dijo...

cuando sientes que todo está perdido, que no hay nada que hacer, ya nada importa.Hubo un tiempo en que luchaba por llegar

.................................

Querida yo se de lo que hablas y se también lo que sientes lo he vivido y lo sigo viviendo ... Me da gusto que entraras a mi blogg de TODO corazón te ofrezco mi humilde amistad , me he sentido muy sola muy triste pero saco fuerza porque la vida es bella y solo vives una vez así que ANIMO toma mi mano y se fuerte vale la pena vivir

Muchos besos desde México

Dragón del 96 dijo...

Tres cosas.

Un amigo que confia siempre en una chica es pq le gusta. Aunque e haga creer lo contrario.

Me gusto las gaans que le diste al texto, muy sincero, poco existente en la blogosfera... me gustó.

Tercero... echa pa' atrás las penas, llora todo lo que puedas, es mas fuerte aquel que admite que llora que aquel que teme decirlo (hey! me salió una buena frase sin querer)

Slaudos.

Dinorider d'Andoandor dijo...

llora que no todas las lagriams son malas, es bueno sacar lo que tenemos dentro para que despues comiences todo pero liberada.

Siempre hay lucecitas que nos abren el camino, a buscarlas!


beso transoceanico! esta vez te lo doy yo... espero las cosas vayan a mejor en tu cabecita

*Blue*Princess* dijo...

muy bueno tu relato en esos momentos de estres lo unico que se puede hacer es relajarse de alguna manera ...creeme yo se que es super dificil y ya e estado el viernes llorando yo por esa situacion la cosa es que hay que tomar las cosas con calma y no perderse

Psiquiatra Peruana dijo...

Querida Esther, se lo que sientes, porque lo he vivido 2 veces y también sé que va a pasar y que llegará un día en que podrás decir, felizmente ya pasó! Te seguiré leyendo, Maria Elena