sábado, julio 15, 2006

Felicidad


Sobre todo cuando reinaba la pobreza, no eran pocos los que soñaban y fantaseaban con tener un buen montón de billetes. Con él se comprarían los mejores coches de la época, una gran mansión, abrigos de visón, las ropas de las mejores boutiques y un inimaginable y vasto etc.Serían la envidia de todo el pueblo.Éso era la felicidad ; ir a los más prestigiosos hoteles y restaurantes, viajar a las ciudades más caras, etc,etc, etc.Total que para estas personas el dinero daba la felicidad. Aún hay personas así, que creen en el poder del dinero. Y no hay duda, el dinero da poder en el mundo materialista de hoy en día : sin dinero no vas a ningún sitio pero, ¿ hace falta ser rico para ser feliz? ¿ el dinero da la felicidad? ¿ Es una persona más feliz que otra por ser más rica? Para darnos la respuesta a estas preguntas, quizás nos sería de gran ayuda preguntarnos ¿dónde está la felicidad?
Creo que la felicidad no está en las grandes cosas sino, en las pequeñas. Aquellas cosas que a simple vista pueden parecer insignificantes, ausentes de valor pero, que a la larga pueden resultar importantes. Porque ¿de qué trata la felicidad? de que el corazón, alma de una persona esté a rebosar, que no sienta que le falta algo, que expulse todo tipo de sentimiento negativo. La felicidad no está en la popularidad sino, en una pequeña sonrisa; la felicidad no está en un vestido de novia de Cristian Dior, sino en que tu novio te quiera como el primer día;la dicha no está en ser un rico ejecutivo sino, en la familia; la felicidad no está en un móvil de última generación sino, en que se acuerden de tu cumpleaños; la verdadera felicidad no está un viaje a Cancún sino, en seguir estando vivo para seguir cuidando de los tuyos, etc, etc,etc.
No digo que lo material no contribuya a la dicha pero ¿ quiénes somos si nos falta lo esencial?

0 dicen bla,bla,bla: