martes, diciembre 23, 2014

Carta XVI (Navidad).

Querido:

¿En qué punto del mundo podría escuchar tu voz? ¿En la playa? ¿En un alcantilado? ¿En los besos de la tierra? Porque eso es lo que me hace falta: quiero la voz de tus besos.

Desde hace semanas oigo la Navidad ¿Oíste sus notas en el tintineo de los comercios?
¿En el árbol de Navidad? ¿En el villancinco ahogado por las charcas de la modernidad? TU AUSENCIA, TU AUSENCIA...

Hoy salí como niña traviesa. Imagino que desde algún lugar del cielo, observarías esa acción oculta y me deshice de todos esos dulces y ¡los mandé al infierno! Y si no me viste ¿al menos me sentirías? Poséeme en el bullicioso silencio de un pensamiento. ¡Poséeme en un pensamiento, por favor!

Querido, he de decirte que gracias a ti, me canso de la Navidad. Nunca estás cuando yo estoy; ni me sientes cuando duele. ¿O acaso sí que estás? Rara vez hay montañas donde los silencios se pronuncian demasiado. Debe de ser imposible ¿sabes de eso?

Y mientras tanto, pienso que me encantaría sentirte en el viento de las olas de mi pelo, sentirte y darme cuenta de ello, PORQUE PARECE QUE ESO ES LO ÚNICO QUE PUEDO TENER.

Incapaz, incapaz soy de decir "Feliz Navidad", esta noche. No poder pronunciártelo duele demasiado y más no poder oírlo de tu propia voz. SER DE NOCHE DEBERÍA SER ALGO A LO QUE ACOSTUMBRARME, que me vistan de noche, incluso en mis propios cumpleaños. Y las palabras, las palabras de FELIZ NAVIDAD están demasiado usadas, demasiado... No las usaré esta noche, pero a ti, querido, sí que te las desearé de corazón porque SI ERES TÚ, SÉ QUE NO ME ABANDONARÁS, TÚ, NO.

Ojalá pudiera darte ya esta carta traducida en besos de caricias y presencias y más allá aún, en forma de peines de dedos entrelazados entre los tuyos para decirte que, una vez que nos veamos JAMÁS TE SOLTARÉ. Y aunque pudiera escribir miles de silencios, es la única forma que conozco de decir: "Te amo, te amo DE VERDAD". Porque miles de palabras pueden volar por el cielo, mas su música la tapan los segundos. Querido, si tú me dejaras...

De momento, solo me queda desear que pase rápido la Navidad. Hundirme bajo un letargo compartido con terribles trozos de realidad.

Tu querida, vestida de noche que,  hoy, ahora, PUEDE QUE QUIZÁS SOLO ESTA NOCHE, aun tiene algo de fuerzas para, aun así, aun con el pago de tu silencio, ESCRIBIR "FELIZ NAVIDAD" EN TU CORAZÓN.

                                                          La justiciera del amor, Dama de noche.


0 dicen bla,bla,bla: