domingo, marzo 14, 2010

Magos.


Flor de invierno, navidades del 2009.

Busqué la magia y no la encontré. Hoy, la descubro en ti, en mí, en nosotros. Se delata en un gesto, un susurro, una caricia. Canta en las risas y en el fabricante de sonrisas. Alza su voz en el sillón compartido, entre dos manos, en un concierto. Grita con una flor, un ser extraño, un susurro de viento. Vive en ti, en el vestido de tu propia existencia. Pero, a veces se esconde y se pierde tras las cortinas de la noche; jarrones vacíos, pedazos de porcelana desparramados por el suelo, voces que no quieren hablar. Caminos que se descruzan, erran, se pierden en el agujero de un infinito. Y se dispara la pistola de crueldad, de un sólo yo, de la locura incontrolable. Se han apagado nuestras luces; duermen nuestras lámparas de sol ¿Para cuándo se volverán a encender?

Dormimos en la noche. Vendan nuestros ojos. Secuestran las flores del jardín y el tiempo aprende a oxidar el oro de nuestro tesoro interior. ¿Recuerdas la última vez que volaste? Cuando tocaste la canción de las estrellas. Cuando te importaban los mensajes del viento. Dormimos. Y de nuevo, quizás, un día cualquiera, vendrá, el despertador de la magia, tocando su arpa de coplas de olvidos, olvidos que se esfumarán en el aire, vencidos por el recuerdo de que una vez fuimos algo especial: magos llenos de magia, magia que vive en ti, en mí, en nosotros. Vendrá. Se irá. Volverá. Escribirá sus contradicciones de Polo Norte y de Polo Sur. Faroles confusos en la noche, que se doblan sobre nuestras cabezas. Pero, la magia es así, le gusta jugar a amaneceres y despedidas y esconderse tras los matorrales de un secreto.

Recuerda: la magia es un tú, un yo, un nosotros.


---------------------------------------------------------------------

Doy las gracias a Luna Onírica por este premio y por sus bonitas palabras en su blog. ¡Gracias!

7 dicen bla,bla,bla:

Esther dijo...

Quizás la magia radica en un simple ser y se esconde de nuestra vista tantas veces... Quizás hasta el monstruo, el ladrón y el traicionero son magia.

Volví un poco a mis tiempos de filósofa, por lo que se ve... ¡Je,je,je! Como estuve ahora después relajada... durante tanto tiempo...

La última foto no es mía. La encontró mi hermana en algún lugar de internet (en realidad es un fondo de escritorio). No está de más decir, que si os gusta alguna, siempre podéis cogerla.

Dejaré de ver magia, supongo que vosotros tb, es parte del ciclo, supongo...

Saluditos, magos :)

Winding Moon dijo...

Me gustó mucho tu texto. La magia se esconde en los pequeños detalles y cuando menos nos la esperemos volverá para demostrarlos que nunca debemos dejar de creer en ella.

Un besito de ensueño =)

Nano dijo...

Hola Esther... me gusta mucho lo que has escrito acerca de la magia que vive en cada uno de nosotros, en nuestras almas, en nuestros sueños... esa magia que nos mantiene vivos, que nos enciende cada día... Me recuerda a un texto de Eduardo Galeano que habla de que cada persona es como un fuego y que los hay de todos los tipos algunos más vivaces y otros más apagados... pero todos tenemos esas llamitas interiores que van alumbrando nuestra existencia...
Algunas veces la vida con sus avatares, con sus vueltas, hace que olvidemos eso tan especial que llevamos dentro, que lo descuidemos, que dejemos de darle valor... pero es imposible extinguir eso... siempre queda un resto que puede encenderse...
Un fuerte abrazo...

Anónimo dijo...

Magia es levantarte por las mañanas con una ilusión, una intención, un amor. Es vivir para alguien. Es disfrutar de las cosas pequeñas o grandes según vengan. Es darse cuenta del milagro de la vida; de que estamos rodeados de gente que nos ama, de que somos unos privilegiados. De que la vida tiene sentido. De que Dios nos quiere.

abulico dijo...

La magia surge cuando hay sentimientos bonitos entre las personas.

Me ha encantado el post

Saluditos!!!!

La Chica del Pañuelo dijo...

hermosas palabras esther! y la magia siempre esta, hay q buscarla bien ^^

Dinorider d'Andoandor dijo...

no pierdas la magia

por cierto, feliz primavera a ustedes, a nosotros nos cae otoño!