martes, marzo 16, 2010

Los japoneses.

A veces, quedan sombras vacías en la pared, que se pasean olvidando sus nombres. Pasan autistas, regalando, en ocasiones, sacos de terrible nostalgia. Pasan las voces ahogadas por el recuerdo, las manos entrecruzándose, los dedos compartidos. Pero, hay otras, que son de luz: avanzan con el andar del tiempo, te cogen de la mano, hablan, gritan en la noche. No importa la distancia, ser,incluso, sólo una imagen de espejo; son barcos que pueden aparecer cualquier día, navegando por el mar Teléfono, Internet, Carta... o, simplemente, barcos de secreto, seguidores de pies.

Hoy, pensé en compartir un texto que me envió mi tío, una de mis sombras de luz. Porque hay cosas que no están de más compartir.
-----------------------------------------------------------------------------------------------



Los japoneses siempre han gustado del pescado fresco. Pero las aguas cercanas a Japón no han tenido muchos peces por décadas. Así­ que para alimentar a la población japonesa, los barcos pesqueros fueron fabricados más grandes para ir mar adentro.

Mientras más lejos iban los pescadores más era el tiempo que les tomaba regresar a entregar el pescado. Si el viaje tomaba varios días, el pescado ya no estaba fresco.

Para resolver el problema, las compañías instalaron congeladores en los barcos pesqueros. Así­ podían pescar y poner los pescados en los congeladores.
Sin embargo, los japoneses pudieron percibir la diferencia entre el pescado congelado y el fresco, y no les gustaba el congelado, que, por lo tanto, se tenían que vender más barato.

Las compañías instalaron entonces en los barcos tanques para los peces.
Podían así­ pescar los peces, meterlos en los tanques y mantenerlos vivos hasta llegar a la costa.

Pero después de un tiempo los peces dejaban de moverse en el tanque. Estaban aburridos y cansados, aunque vivos. Los consumidores japoneses también notaron la diferencia del sabor porque cuando los peces dejan de moverse por días, pierden el sabor fresco ...

y ¿cómo resolvieron el problema las compañías japonesas?

Y ¿cómo consiguieron traer pescado con sabor de pescado fresco?

Si las compañías japonesas te pidieran asesoría, ¿qué les recomendarías?


(Mientras piensas en la solución.... Lee lo que sigue):

Tan pronto una persona alcanza sus metas, tales como empezar una nueva empresa, pagar sus deudas, encontrar una pareja maravillosa, o lo que sea, empieza a perder la
pasión. Ya no necesitará esforzarse tanto. Así­ que sólo se relaja.

Experimentan el mismo problema que las personas que ganan la lotería, o el de quienes
heredan mucho dinero y nunca maduran, o de quienes se quedan en casa y se hacen adictos a los medicamentos para la depresión o la ansiedad…
Como el problema de los pescadores japoneses, la solución es sencilla.
Lo dijo L. Ron Hubbard a principios de los años 50:
“Las personas prosperan mas cuando hay desafíos en su medio ambiente"

Para mantener el sabor fresco de los peces, las compañías pesqueras ponen a los peces dentro de los tanques en los botes, pero ahora ponen también un tiburón pequeño
Claro que el tiburón se come algunos peces, pero los demás llegan muy, pero muy vivos.

¡Los peces son desafiados! Tienen que nadar durante todo el trayecto dentro del tanque, ¡para mantenerse vivos!
Cuando alcances tus metas proponte otras mayores. Nunca debes crear el éxito para luego acostarte en él.

Así­ que, invita un tiburón a tu tanque, y descubre que tan lejos realmente puedes llegar.

Unos cuantos tiburones te harán conocer tu potencial para seguir vivo y haciendo lo que mejor haces, de la mejor manera posible!!

Y si ya los encuentras en el tanque, déjalos que se muerdan entre si, que no te asusten sus dientes ni sus trampas... tú sigue alerta, pero siempre "fresco"..

Siempre habrá tiburones a donde vayas...

Interesante lectura para aplicar a la vida y al trabajo.

NO PIDAS A DIOS QUE GUÍE TUS PASOS, SI NO TIENES LA INTENCIÓN DE MOVER TUS PIES...

Autor: desconocido.

4 dicen bla,bla,bla:

χαμόγελα dijo...

:)

Esther dijo...

Sombras de recuerdo; sombras reales y nosotros, tb tomando uno de esos roles: siendo recuerdos, siendo presente. Dinanismo natural de la vida. Aunque en ocasiones a algunos pueda enfadar o poner tristes la sombra de un recuerdo pero, eso es bueno, porque quiere decir que aún sientes y eso es bueno, creo, aunque a veces fastidie al corazón, porque significa que aún eres humano. Aunque a veces, debemos intentar centrarnos en las sombras de luz y no en la de los recuerdos. A veces, cometemos ese error. O quizás tampoco esté mal que a pesar de todo... Bueno, por suerte, aunque algunas sombras queden en un solo recuerdo, puede haber otras de presente, que no vemos tanto. Pero, qué se le va a hacer... A veces, somos así de cazurros. La imperfección es inherente al ser humano. Sino, ¿seríamos humanos tb?

Saluditos.

Nano dijo...

Antes que nada gracias por tus comentarios en mi blog... Y quería que supieras que estuvoi muy buena la conversación que tuvimos por MSN hoy, espero se repita...
Respecto a lo que haz publicado me gusta la historia de los japoneses... soy de las personas que siempre piensan que uno tiene que tener un sueño a mano para seguir adelante... eso lo aprendí de las experiencias de Víctor Frankl y Bruno Bettelheim ambos sobrevivientes de los campos de concentración nazi... Frankl y Bettelheim señalan que lograron salir psíquica y emocinalmente estables de esas siniestras vivencias que les tocó vivir gracias a su anhelo de pensar en que cuando fuesen libres ayudarían a otros a superar dificultades, es decir que en función de lo que estaban viviendo podrían crear una teoría que sirviera para aminorar el sufrimiento humano... y ese faro los orientó en la tormenta, les ayudo a superar la hambruna, los malos tratos, el trato inhumano... y los ayudó a recuperarse una vez fuera... Creo que es una lección más que importante, uno siempre debe tener proyectos, ganas de hacerlos realidad y ponerse a realizar actividades para concretarlos...
Un fuerte abrazo comentarista número 1 jejejeje y seguimos en contacto...

Jimenez_6c dijo...

Wow! que maravilloso texto. Y sabes lo que me llamó la atención? el título me atrapó.. Que raro no?

Buen post, me llegó directo al corazón.

Saludos!