domingo, febrero 28, 2010

¿Estoy preparado para salir con alguien?

Parados en la acera, buscando, encontrando ojos y miradas en los que posar sus palomas de palabras sedientas de oídos que se dignaran a escucharlas, me dieron un libro. Él y yo nos miramos. Sus ojos de papel me suplicaban una oportunidad; yo me debatía entre si tirarlo a la papelera de pena de muerte o, salvarle de las garras de la nada. Él y yo. Yo y él. Pero, de repente, la caricia oscura y gélida del viento, del viento del mundo, me azotó en la cara: esa realidad de aviones vacíos, de maletas que pierden sus ropas del ayer, una y otra vez; de pasos perdidos en el vacío de una nada, de gritos que nadie se molesta en oír. Quizás él y yo pudiéramos darnos una oportunidad, quizás fuéramos la cueva de abrazos del uno y del otro. Así, que abrí los secretos de sus páginas, no sin cierta reticencia. Una sonrisa se dibujó en mí cuando me hablaste con tu sabia voz: parecía que al fin y al cabo no era tan verde. Tú y yo. Almas gemelas. Me pareció increíble tu labor de intentar rescatar almas desorientadas en el mar Inmensidad. Me saludaste con un "¿Estoy preparado para salir con alguien?". Tus palabras me parecieron muy sensatas y pese a que no soy muy amiga de reproducir textos ajenos, me animé a reproducirte en mi casa azul, a dejarte tatuado en las páginas del tiempo.
-------------------------------------------------

¿Estoy preparado para salir con alguien?

Aunque seas muy joven, quizá estés deseando tener a alguien que te haga sentir especial y con quien haya buena química. A esto hay que añadirle la presión de los demás. Jenifer recuerda: " Apenas tenía 11 años y ya me presionaban para que tuviera novio". Brittany dice: " En la escuela no eres nadie si no sales con un chico, no importa quién sea".

¿Y tú? ¿Estás preparado para empezar a salir con alguien? Pero, un momento... Antes de contestar, conviene aclarar a qué nos referimos cuando hablamos de salir con alguien.

¿Somos sólo amigos?

Vamos a plantearte tres situaciones y una pregunta. Responde con sí o no.

  • Llevo tiempo saliendo con la misma persona. ¿Somos sólo amigos?
  • Me gusta mucho una de mis amigas y yo también le gusto. Todos los días nos enviamos mensajes de texto o hablamos por teléfono. ¿Somos sólo amigos?
  • Cada vez que salgo con mi grupo de amigos, cierta muchacha y yo siempre acabamos juntos. ¿Somos sólo amigos?
Es probable que hayas tenido muy clara la respuesta en la primera situación y que en las otras dos hayas dudado. Pero, ¿sabes una cosa? En realidad, la respuesta en los tres casos debería ser no. ¿Por qué? Porque cuando un muchacho y una muchacha se comunican muy a menudo y muestran interés romántico el uno por el otro, hay algo más que una siempre amistad. Dicha relación, no importa cómo la llamemos, puede cultivarse en público o en privado, por teléfono o en persona. Ahora vuelve a preguntarte: "Estoy preparado para una relación de este tipo?" Veamos tres preguntas que te ayudarán a saberlo.

¿Cuáles son mis intenciones?

En muchas culturas no está mal visto que un chico y una chica salgan juntos para conocerse mejor. Ahora bien, su objetivo debe ser averiguar si esa es realmente la persona con la que quieren casarse.

Está claro que hay jóvenes que no se toman en serio este asunto. Quizás sólo les gusta tener cerca a alguien especial, y el matrimonio es lo último que se les pasa por la cabeza. Puede que algunos incluso traten a su pareja como un trofeo o una joya que exhiben en público para satisfacer su ego. Pero, la verdad es que estas relaciones tan superficiales no duran mucho.

Lo cierto es que cuando sales con alguien, también entran en juego los sentimientos de la otra persona. Por eso deberías asegurarte de cuáles son tus intenciones. Piensa esto: ¿te gustaría que jugaran con tus sentimientos? ¿Cómo te sentirías si te usaran y luego te tiraran como un juguete viejo? Fíjate en lo que dijo una chica llamada Chelsea: " A veces me gustaría creer que no está mal salir con alguien sólo por diversión. Pero sé que no es tan divertido cuando uno se lo toma en serio y el otro no".

¿Tengo la edad suficiente?

  • ¿A qué edad crees que se puede empezar a salir con alguien?
  • Ahora hazles la misma pregunta a tus padres.
Seguro que la edad que tú has escrito es inferior a la que te han dicho tus padres... o puede ser que no. Tal vez seas uno de los muchos jóvenes que prefieren esperar hasta conocerse bien a sí mismos. Pero, hay otra buena razón para esperar y tiene que ver con lo que la Biblia llama "la flor de la juventud". Así se denomina a la etapa de la vida en la que los deseos sexuales y los sentimientos románticos se hacen más fuertes. Si durante esta etapa mantuvieras una relación estrecha con una persona del sexo opuesto, podrías dejarte llevar por la pasión y terminar cometiendo un acto inmoral. Claro, a lo mejor eso les importa poco a otros jóvenes, pues muchos de ellos están deseando probar el sexo. Pero tú no debes pensar como ellos. Por eso, si esperas a que pase "la flor de la juventud", te ahorrarás muchos problemas.


¿Estoy listo para el matrimonio?


Para contestar a esta pregunta, hazte el siguiente autoexamen:
  • Tu relación con los demás. ¿Cómo tratas a tus padres y hermanos? ¿Pierdes la paciencia y les hablas con dureza o sarcasmo? ¿Qué dirían ellos? Piensa que tal como tratas a tu familia, así tratarás a tu pareja.
  • Tu actitud. ¿Eres optimista o pesimista? ¿Eres razonable, o siempre pretendes salirte con la tuya? ¿Tienes paciencia? Cultivar el espíritu te ayudará a ser mejor esposo o esposa el día que te cases.
  • Tú y el dinero. ¿Sabes administrarlo? ¿O estás siempre endeudado? ¿Eres capaz de conservar un empleo? Y si no puedes, ¿por qué? ¿Es por el empleo en sí? ¿Es por culpa de tu jefe? ¿O por algún rasgo de tu personalidad que debes cambiar? Si no sabes llevar tus cuentas, ¿podrás llevar las de una familia?
  • Tu espiritualidad. La persona con quien te cases necesita un compañero espiritualmente fuerte.
Lo que sí puedes hacer.

Nadie debería presionarte para que salgas con una persona si no estás preparado. Es como si justo al empezar un curso, te obligaran a hacer el examen final. ¿Verdad que sería injusto? Lo razonable sería que tuvieras más tiempo para prepararte bien y así poder contestar las preguntas del examen.

Lo mismo pasa con las relaciones románticas. Como bien sabes, este es un asunto muy serio. Por eso, antes de concentrarte en alguien en particular necesitas tiempo para prepararte: necesitas aprender de buenos amigos. Esto te ayudará a forjar una relación sólida cuando más adelante encuentres a la persona adecuada. Al fin y al cabo, un buen matrimonio es la unión de dos buenos amigos.

Esperar no limita tu libertad. Al contrario, te da más oportunidades para disfrutar de la juventud. Además, tendrás más tiempo para prepararte: podrás desarrollar tu personalidad y, sobre todo, tu espiritualidad.

Mientras tanto, sí que puedes disfrutar de la compañía de jóvenes del sexo opuesto, como amigos y en compañía, mejor. Tamara dice: "Así es más divertido. Es mejor tener muchos amigos" y Mónica dice: "Salir en grupo me parece una buena idea porque conoces a gente con personalidades muy diferentes".

Si, por el contrario, centras demasiado pronto tu atención en una sóla persona, seguro que vas a sufrir. Así que no te apresures. Aprovecha tu juventud para aprender a empezar un noviazgo, sabrás mucho mejor cómo eres y cómo debe ser la persona con la que quieres pasar el resto de tu vida.

7 dicen bla,bla,bla:

Esther dijo...

Así ya debéis de saber que cuando digo que soy verde, hoy en día, no exagero :P

Queda esto tatuado en el tiempo, como dije. Sé que puede resultar largo, etc. pero, me pareció necesario y aquí quedará.

Ya sabéis: despacito y buena letra.

Saluditos.

Esther dijo...

Ya sé lo que pensaréis y diréis: -Anda, vete por ahí...

XD pero, bueno, como dije, a mí me pareció necesario tal y como veo las cosas.

Os resaluda la extraterrestre XD.

Dinorider d'Andoandor dijo...

jajja
tranquila, no extraterrestre, es bueno ser sinceros

*Sechat* dijo...

Te cuento un secreto: también yo soy un poco extraterrestre, porque no puedo salir con alguien fingiendo interés o entregándome al 100% y obviar que para él soy sólo un trofeo de caza. Un abrazo.

Maat dijo...

Es tu opinión, así que nada de críticas por algo tan personal.

Una que dista un poquito de lo que has escrito ;P

Un besote!!!

Maat dijo...

Especifico: es que ya has visto en mi blog que yo me dejo llevar hasta las consecuencias más absurdas por el amor y sus derivados, así que no puedo tratar de ser racional ahora, por mucho que me gustara e intente de vez en cuando ser ^^

Otro besote!!!

Carlos dijo...

Llego un troppo caótico y nostálgico :) del viaje para tal reflexión que leeré con mas calma y tiempo, pero ahora dejote un holaaa! :)

Y por supuesto como dice Maat, nada de autocrítica por expresar lo o como piensas.

Un abrazo!