sábado, febrero 09, 2008

Ciudad.



Despierto pero, la ciudad, incorregible madrugadora, siempre lo suele hacer antes que yo. Lentamente, se estira bajo la noche ( si ésta es aún la semi reina del invierno), o bajo los primeros rayos de sol, esos niños traviesos que osan colarse a través de la persiana de mi habitación.

- ¡Venga! ¡Despierta! ¡Despierta! - parecen insistir.

Con pereza, me calzo mis zapatillas; quizás hoy me quedé tiempo de más entre las sábanas, sin pensar, sin dormir...

Desayuno, me visto, quizás me pegue una ducha antes; me peino, acostumbrada a la tortura de los estirones.Luego, me miro al espejo ¿Quién no lo hace? Y doy el visto bueno.

Salgo y allí está ella, recibiéndome con los brazos abiertos; en realidad, ya me había dado su beso de buenos días antes, cuando aún estaba perdida entre las sábanas, a lo que contesté con gesto desganado.

Y corro y corren; las agujas del reloj no tienen compasión y siempre se empeñan en acelerarlo todo. Los coches alocados, lo invaden todo, son los dueños de la vía; los semáforos, jamás se cansan de jugar; y los edificios se alzan altos, muy altos, quizás juegen a conquistar el cielo. Los sonidos invaden el aire; música de voces, sirenas, alarmas...

Y llegamos y llegan... ...a varios nos cuesta llegar a la hora ( por éso en algunos sitios nos estamos ganando la fama de tardones).

Los comercios, todo está ya en actividad. Antes de febrero, ya estaban anunciando el día de San Valentín, con sus escaparates de corazoncitos, sinónimo de ¡Compra! ¡Compra! Paso pasiva, con una ignorancia despectiva y ofensiva; siempre me pareció una tontería ese día ¿Acaso el día de los enamorados no es todos los días? Y los escaparates gritan desesperados, vestidos de corazones, un viejo truco seductor con el que consiguen atraer con éxito las miradas inocentes, lo que será seguramente suficiente para conseguir unas preciosas monedas.



Ya estoy en casa. Ceno, hago tiempo antes de dormir; me voy a la cama; la ciudad aún lucha por no cerrar los ojos; lucha contra la noche, que cae pesada con su cielo azul estrellado y ¡éso que es tarde! Pero, al final acaba semidurmiendo entre las sábanas nocturnas, porque en realidad, nunca poseyó el verdadero don de dormir. Y mañana despertará y otra vez, comenzará con su locura particular, siempre incansable.

Hoy, febrero, es ciudad in love; mientras escribo, veo desde mi ventana cómo caen corazoncitos pero, sigo ausente, revolcándome en mi burla.

Ciudad in love o no, vestida de fiesta o no, siempre serás ciudad. Pero, hoy, en particular sonrío, porque mañana cogeré mis maletas y me largaré.

10 dicen bla,bla,bla:

Brujita dijo...

Yo era rata de ciudad, vivia en una de las ciudades mas grandes de España y para mi la más bonita (que para algo es la mia)... hace 6 años hice las maletas y me largue a la tranquilidad de un pueblo de montaña, hay momentos puntuales que echo de menos esa vida ajetreada de la ciudad, pero solo de pensar en esas agujas de reloj que corren más de prisa de lo que yo quisiera... se me pasa la nostalgia :)

Dinorider d'Andoandor dijo...

será que ando más ocupado pero este año por acá no he sentido tanto el san violantín

hay ciudades que nunca duermen

im the lizard queen dijo...

pues ya seremos dos las que nos iremos de la ciudad,muy interesante la ciuad in love,aqui es la ciudad de la furia apesar de las fechas estamos viviendo una situacion de violencia fatal, un abrazo esther y buen viaje aqui te estaremos esperando ansiosa por tus letras

Nara dijo...

No sé si te lo he dicho, pero me encanta como describes las cosas, le das un punto mágico. Yo más que en una ciudad vivo en un pueblo, que es muy tranquilo. Vivo bien aquí. Las veces que he estado en las grandes ciudades me he estresado, tanto coche, tanta gente, tanta contaminación. No sé me supera.

Lo del día de San Valentín yo pienso que es más que nada para celebrar algo, ocurre igual con las fiestas, si no estuvieran, quizá la vida no sería tan interesante.

Un besazo enorme ni niñaaa!!!

ysraelg7 dijo...

las cuidades nunca duermen, nunca descansas, son una maquina de trabajo arduo de valentia diaria, de razones mas que suficientes de hacer mas de los mismo, pero en diferente dia.

Referente a lo del dia de san vale... jejej creo que solo es un dia de mercantilismo real, alejado realmente del sentimiento propio y verdadero que es el amor.

P.D. Perdon, si aveces son muy cruel con las palabras.

Un beso.

Yessi dijo...

Desde hace cuatro años vivo en una zona un poco más urbanizada, no es del todo una gran ciudad, pero añoro la traqnuilidad de aquel pueblo donde vivi durante 24 años.

Abrazos.

Literófilo dijo...

Que rico relato, fluído, sensible y muy intimista, muy vos, está tan bien escrito que puedo imaginarte en todo lo que hacés. Un besito.

Se armó el debate en mi blog.

Moraine dijo...

Mis 15 primeros años de vida, los vivi en Barcelona, hasta que me perdí por pueblecitos en miniatura, que llegaron a ser mi familia, aqui continúo en un pequeño pueblo tambien, no lo cambiaría por nada del mundo...
Pero a donde vas?
Un fuerte abrazo!

Yessi dijo...

Hola, solo pase a saludar y a decirte que te he agregado a mis link, espero no te moleste...y por cierto, animate a hacer el meme, te vas a divertir.

Abrazos.

Fata Morgana dijo...

Yo también soy ave de ciudad,que en el momento puede pega una escapada lejos del mundanal ruido...lo necesito tanto para cargar pilas...
Mi ciudad no duerme,por la noche se engalana de fiesta....mira que le gusta...
San Valentín,otra fecha más creada por esta sociedad consumista.....

Un abrazo y aprovecha tu escapada...carga pilas,en la ciudad hacen falta.