viernes, julio 17, 2009

¿Has tocado las estrellas?



El éxito se agarró a su cintura y tocó las estrellas. Jamás lo hubiera esperado; fue una grata sorpresa.

Cuando estás ahí arriba, el mundo se ve especialmente hermoso, con esos colores que juegan a encontrarse y a desencontrarse en la inmensidad de un océano. Puedes volar y los kilómetros decrecen bajo tus pies. Eres un diamante en el Universo, que corre de la mano del viento. La euforia se mete en los bolsillos de tu ser, saca su paleta de colores y lo pinta como el más experto pintor. Pero, tanto color puede ser peligroso: puede cegar el alma y corazón; pueden hablar los espejos de lo oscuro e incluso arañar con uñas terroríficas. Eso es lo que le pasó un poco a nuestra protagonista. Ella intentaba zafarse del excesivo baile de arco iris pero, la euforia la mordía el pie y la iba arrastrando poco a poco, con su poder inabarcable a habitaciones sin luz.

Un día, la tocó bajar del pedestal; recoger lo olvidado; recuperar sus ojos. La bajada fue dura, tan dura que aún planea a veces sobre su cabeza el ave rapaz del recuerdo. Pero, aprendió que el éxito no siempre vela por la eternidad.Hay algo que no sabe esa maldita euforia: ella ha observado cada uno de sus movimientos; sabe cómo actúa; se ha hecho más fuerte. Cuando los fuegos artificiales del éxito vuelvan a surcar el azul de su cielo, cuando la euforia vuelva a llamar a su puerta, no dejará que la lleve tan fácilmente a la negrura de lo ignorado.

Si la preguntaran cómo consiguió tocar el techo de estrellas, no sabría qué contestar. Simplemente, un día se hizo muy alta, muy alta y lo atrapó entre sus manos.

Mira los fuegos artificiales, allá, en el cielo. Sus colores bailan al compás de la noche y las perlas del cielo te sonríen desde el infinito. Bonito, ¿verdad? Quizás algún día, puedas envolverte en su fiesta.

- Yo no sé nada- me dice ella- simplemente, estaba durmiendo y de repente me desperté ahí.

5 dicen bla,bla,bla:

Esther dijo...

No quiero perder la esperanza de mi maleta, me gustaría recuperar mi maleta de sueños. No es malo soñar de vez en cuando, ¿verdad? Es mejor así, aunque confieso que a menudo...

Pero, la esperanza, los sueños, son tesoros bonitos y muy valiosos. Aunque a veces, se pueden perder por el camino, supongo que es inevitable :(((

Saluditos a tod@s.

Esther dijo...

Por cierto, lo que veáis mal, si queréis lo criticáis. No me importa, porque así lo considero y aprendo. Es lo que hacemos a veces en el Foro de Nunca jamás. Un sitio que me parece muy entretenido. Así que si alguien se anima a unirse a nuestro grupillo, siempre será bienvenido.

http://notemuerdaslalengua.foroespana.com/

Disculpen mis ausencias de vez en cuando.

+ Saludos a tod@s.

Lunaria dijo...

Creo Esther que este es uno de los textos que más me han gustado de todos los que has escrito. Y es que no se puede levantar mucho los pies del suelo, porque la caida puede ser tremenda.
Besos.

Dinorider d'Andoandor dijo...

algún
día

Patricia dijo...

Es precioso que se puede decir? escribes muy bien (yo con la perorata pero es que es verdad)
Ser un diamante del Universo? jamas lo habia planteado asi pero los diamantes siempre brillan por donde los veas(como las estrellas)...si podrian caer seguirian fuertes y volverian a empezar, me gusto,
besos,