domingo, marzo 08, 2009

¿Otro paseo?

-Si es que el cuerpo está hecho para andar - afirma mi hermano.

Y nosotros, lo malacostumbramos, lo maleducamos, a veces por comodidad; otras, porque no nos queda más remedio o ¿serán excusas?

Ayer, por primera vez en mucho tiempo, salí a caminar. Era una mañana agradable en la que en un principio, un viento reboltoso se divirtió despeinando nuestros cabellos pero, después, como un niño pequeño que se cansa de su nuevo juego con sabor a travesura, dejó de susurrar su presencia para largarse a quién sabe qué lugar. Entonces, un calorcito primaveral nos reconfortó, abrigando nuestros cuerpos.

¿El lugar? El pantano de Elche, una localidad situada al sureste español. No era la primera vez que el pantano y nosotros nos encontrábamos. Antes, no era más que un enorme agujero barroso que pedía a gritos un poco de agua, un poco de piedad. La gente se entretenía pasándolo de un lado a otro incluso por el borde de la presa. Hoy, tiene una cara nueva: el Ayuntamiento de Elche decidió darle los mimos que se merece, después de tantos años en los que sufrió el abandono, tan punzante y doloroso, tan letal.

Mi hermano, fue tan amable de dejarme su cámara con la que hice varias fotos, entre ellas éstas (excepto la última). Espero que os gusten.



A penas se ve, pero, en el comienzo del viaje, una línea blanca y brillante rodea aquella porción de horizonte lejana. Mi hermano cree que son nubes bajas que han sido desplazadas hasta el lugar.




¡Cuidado!



Ya falta poco...



¡Paciencia!

Aquí vienen los señores ciclistas.



Desde aquel punto, apenas se podía ver lo que por aquí llaman pochas, una especie de patitos negros que nadaban siempre cerca de los matorrales; quizás una de las razones la descubriríamos bien pronto: de repente, una especie de señores, planearon sobre sus cabezas, interrumpiendo el plácido baño matinal. Eran los terribles aguiluchos.

- ¡Corred!- avisó uno de los patitos y juntos acudieron a esconderse entre los impeturbables matorrales.





Un pie ¿de quién será?





Pasar por aquí, era un poco peligroso...



A nuestra vuelta nos encontramos un fósil (centro de la imagen), evidencia de que en algún tiempo lejano, aquéllo fue mar. Alguien cree que es un triglo no sé qué (así lo dice, ya que no le sale el nombre entero) ¿Alguien lo sabe?
Alguna gente viene aquí a buscar estas pequeñas marcas del pasado.

Nada hay como regalarse, por ejemplo, un enorme paseo de vez en cuando, despojándose de pesos y preocupaciones ¿no creéis?
--------------------------------------------------------------------------

No hace mucho, Lunaria me dio este premio ¡Gracias Lunaria!

10 dicen bla,bla,bla:

Esther dijo...

Realmente tenía más imágenes pero, no las iba a poner todas... si os alguna tampoco me importa que las cojáis para fondo de escritorio, por ejemplo. Mientras alguien no diga que son suyas cuando no lo son...

Un saludito.

Lunaria dijo...

Menudo paseito más agradable!
Las fotos son muy bonitas. Me ha gustado mucho la quinta, y me ha resultado muy curiosa la del fósil. Sin duda el paseito mereció la pena, a que si?

Alatriste dijo...

Unas buenas fotos, para una gran crónica. Je, je, je. Me gusta cuando te pones a hacer cuadernos de viaje. Se te lee de forma muy amena. En fin, me alegro de que te gustara mi historia. A ver cuando encontramos algo así para los dos y viaja a Barcelona cuando puedas. Te gustará. Un beso y feliz semana, guapa. Cuídate.

Dinorider d'Andoandor dijo...

trilobite??? no distingo bien

Me encanta caminar, a veces el calor y sol excesivos me molestan pues me fastidia andar mucho con el bloqueador y a la media vuelta siento como se me cocinan los pies sobretodo.... es que me gusta andar en ojotas (un tipo de sandalias que acá suelen usarse).

Bonitas fotos

Brujita dijo...

Parece un lugar precioso y un paseo agradable. Estoy de acuerdo con Alatriste cuando escribres sobre lugares la lectura se hace más amena que de costumbre

besines embrujados

Moro dijo...

Si Siniestro Total no me engaña, son trilobites...

Remember: Ya no hay trilobites en el mar, en Siberia no queda ni un mamut, las ballenas desaparecerán, asi que humano ya solo quedas tú

Cuántos rincones hermosos hay en este país. A veces queremos ir tan lejos a buscarlos que no nos damos cuenta de que están bajo nuestros pies. Bonitas fotos.

Un saludo

Carlos dijo...

Tus paseos nos embarcan a bordo de las palabras y caminamos por ellas.
Ya por la ciudad,ya por la sierra (recuerdo uno con fotos de tu hermano geniales)le das ese toque novelesco que los convierte en aventuras.
Y dí que sí! Nada como un paseo por lugares así para desconectar y por fortuna en este país lugares así no faltan.
Felicidades por el premio!

Dama Blanca dijo...

Yo estoy de acuerdo con Lunaria, la quinta me parece la más bonita de todas.
Me encantaría hacer una "excursión" de ese tipo, pero posiblemente moriría a causa de algún tipo de alergia o de mi propia torpeza xD

Es increíble como aunque no se trate de un cuento logras transmitir esa sensación que te hace pasear por lo que tú has vivido o creado y sumergirte hasta el fondo en ello.

Un saludo, besetes!

digler dijo...

que bonito paseo,las fotos grafican lo bien que lo pasaron.sin duda son paisajes muy bellos

felicitaciones por el premio!

Patricia dijo...

Me encanta caminar!! me uniria si no estaria con el pie herido :( y hablando de pies, de quien fue el misterioso pie que aparece en la foto? je je
Lindo lugar bien merecido tenia los "mimos" del Ayuntamiento!!
besos!!