domingo, abril 22, 2012

Bebida de libertad.


Por primera vez, iba a cantar todas esas canciones secretas que compuse para ti. Todas esas poesías, todos esos gritos del ánima; a veces subían por el triángulo de la montaña y conquistaban el cielo azul. Otras, iban hacia abajo, hacia las mismas entrañas de la Tierra, al mismo infierno- casi siempre. Alma muerta ¿Qué tienen que decir las almas muertas? ¿Acaso se visten de color?  ¿Acaso trepan a los tejados, sonríen, cogiendo las nubes azucaradas de felicidad? No. Quizás fueron asesinadas un día cualquiera, quien sabe si directa o indirectamente, a través de un pago de ignorancia absurdo, un olvido... Sea como sea, ahí están las canciones, canciones que luchan por salir a la luz. No se sabe por qué. Un escenario bajo mis pies. La guitarra. Mi voz. Pronto será el momento.

- Por qué me olvidas. 

- No te olvido. 

- Sí, lo haces. 

- No lo hago. 

- Recuerda, has de estar preparada tanto para el fracaso como para el éxito- una vez más pienso que Fracaso tiene razón o quizás Éxito. No sé bien quién me habla, siempre me confundo. 

Las melodías han hablado. Las poesías. Los escritos. Lo hacen todos los días, en alguna estación del tiempo. 

Yo y el escenario... Tú y el escenario... ¿Qué pasó? Binomio de partes contrapuestas. ¿Monedas de plata o el nimio y vacío paso a la historia? No lo sé. En este momento no tengo ni idea. Una voluntaria agnosia se apoderó de mí. El despertar de la mañana y no sé si estoy despierta o vivo en un  continuo de sueños. ¿Gané o perdí? ¿Qué opinaron? Lo desconozco. Sólo sé que todo salió dentro de mí. No importa nada ya. Es lo que tiene vivir en el desierto de Arizona todos los días. Un coche para. Una sonrisa sale de su interior ¿me subo o no me subo? Me pregunto cuánto tendrá de esperanza de vida esa luna menguante en los labios. ¿Me dejará a mitad de camino? Ojalá esta brújula mágica, que reposa en mis manos, pudiera saber eso más a menudo. En la vía, sola o en compañía de algún amable conductor, cargo mi mochila de sueños. Ya no importa nada. Yo parí cada una de esas creaciones, cada prisma de palabras, cada gota de mi ser. Ellas y yo somos una. Sé quien soy. Eso basta. 


1 dicen bla,bla,bla:

[Maxwell] dijo...

Muy bonito y reflexivo esta entrada.
Todos tenemos miedos y hay que superarlos. Es verdad que hay que estar preparados para el facaso porque de ellos tambien aprendemos.
Un saludo.