viernes, noviembre 20, 2009

Desde la lejanía.

Un coche no identificable, avanza su camino. Su ruta es desconocida y conocida a veces. El paisaje repite sus cantos de poesías secretas, una y otra vez; ahora, un ligero matiz y un cambio de sentido: ya no son los mismos brazos verdes los que se divisan en las ventanas del cristal. Dime, paisaje ¿cuándo cambiaste?

Las señales también quedaron atrás, señales de sonrisas, de figuras que duermen en la oscuridad. A veces, se adivinan sus siluetas negras, que deambulan huérfanas y se difuminan en la mente. Son huecos vacíos que a veces dejan sentir su olor a nostalgia. Decidme, ¿por qué os quedásteis atrás?

Todo ha cambiado. Todo cambia. Dos frentes. Dos contrarios. Una línea de guerra y de repente, cruzas el umbral y descubres terrenos antagónicos.

Un día despiertas. Te asomas a la ventana, ¿dónde están las perlas de la noche? El cielo ha dejado agujeros de la nada y otras nuevas estrellas, aún desconocidas y ajenas, empiezan a florecer, dibujando una nueva danza pero, no te engañes: seguramente, sólo están de paso. ¿Quién dijo que existía la eternidad? Mirar los pasos visitantes, saludarlos con la mano y aprender a decir adiós.

4 dicen bla,bla,bla:

Esther dijo...

Hoy blanco, mañana negro...

Por qué es tan difícil la eternidad :( Por qué hay estrellas que se arrancan y nos arrancamos del cielo. Por qué ya no son las mismas nubes de algodón. Por qué no puede mantenerse todo unido a un siempre. Por qué no sabemos mantenerlo. Por qué no podemos.

Tiene que ser así :S

Saluditos.

Alatriste dijo...

La eternidad está en nuestros actos. Si dejamos huella en nuestro caminar, seremos inmortales, si las personas que entran en nuestra vida guardan un buen recuerdo de nosotros, nos harán vivir para siempre en sus recuerdos. Sé auténtica, amiga, sé una buena persona y alcanzarás esa eternidad. Yo no creo que nunca aprenda a decir adiós, así que no me gustaría que te alejaras como dijiste. Besos y cuídate.

Dinorider d'Andoandor dijo...

a veces cuesta decir adiós

Carlos dijo...

Un recuerdo, un sentimiento, un sueño, un instante feliz puede albergar la eternidad.
Creo que lo mejor de la eternidad es que son muchas.
Yo soy incapaz de decir adiós :)

Un abrazo