martes, agosto 05, 2008

Cajón de recuerdos.



Aquel día, con la paz propia de un mar en calma, de aquel que duerme bajo la monótoma costumbre, sentada frente al ordenador leí algo de Coelho en el blog de Bea. Palabras sabias que recomiendo y que sin embargo, no lograron aplacar mi empeño en retener ciertas cosas junto a mí: son flores de invierno, de este mundo duro y frío, pero también afiladas lanzas y espadas. Tengo un cajón lleno de desordenados y amontonados recuerdos, tantos que algunos se pierden tras la neblina de mi mente. Un enorme candado puso fin a su libertad ¿dónde está la llave? A veces pienso en que me gustaría dejarlos salir como blancas y libres palomas, palomas con aromas de paz. Recuerdo mis vagos intentos con ciertos recuerdos de quemarlos, ahogarlos en lo más profundo del mar, enterrarlos, pisarlos como se hace con las rastreras cucarachas, pero, nada dio resultado. Sólo puedo sentarme a esperar a que los fantasmas acaben su hechizo malévolo de tortura, una improvisada visita que tarde o temprano volverá a repetirse.

Hoy encaminé mis pasos hacia un recuerdo, aun sabiendo que de nada sirve volver al pasado. Tengo tanta sed acumulada que no pude evitar correr: sed de saber, de aquello que nunca llegué a descubrir. Te vi, indiferente, sentado tranquilamente en la arena de la playa del pasado. Por un momento, me deshice de mi traje de clandestinidad y me hice luz. Pasé delante tuyo, muy cerca y me dio tristeza descubrir que ya no me podía ver en el espejo de tus ojos. Ya ni me reconocías.

16 dicen bla,bla,bla:

AZUL dijo...

duele sabernos...como diria Sabines...k nosotros, los de antes, ya no somos los mismos...
K aunk llevemos a cuestas y reincidamos en el pasado...ya no podra jamás ser....y aunque los espejismos son un leve consuelo, la realidad es más azotada...

lucasordoñez dijo...

opa, que shock sentir palabras tan ajenas pero tan similares.
escribís y pensás muy lindo esther.
me agrada leerte.
nunca algo que hagamos será vano y vago.
un rico beso.

Dinorider d'Andoandor dijo...

eso duele

por uno y por lo que fue

BEA dijo...

Mi niña, ayer cuando me hablaste ya no estaba. A ver si podemos hablar pronto y nos contamos cosillas.

Un besazo enorme!!!

Christian dijo...

Que el pasado sirva como enseñanza y no como tortura. A veces es mejor volver invisible, porque eso nos da la templanza de recordar un hecho vivido bueno o malo.

belona dijo...

Cada vez estoy más contenta de no tener recuerdos, tengo la suerte de no recordar casi nada.

мαяια dijo...

Es muy triste, si. Pero la mayor tristeza está en quién ya no recuerda y no en el olvidado.

¡Él se lo pierde! ;)


Un besote!!!

missi dijo...

es una suerte poder tener recuerdos... poder elegir volver a ellos o quizá sólo alzar la mirada y dejarlos estar... una suerte y, a veces, una desdicha (o lo creemos así), cuando, en vez de mirarlos con añoranza, con cariño... nos hacen mucho daño...
sin embargo, sigo opinando que prefiero el conocimiento, antes que la ignorancia.

es la primera vez que visito tu blog, así que con tu permiso, voy a curiosear un poquito ^^... por cierto... encantada de haberlo encontrado.

ánimo wapa!

abulico dijo...

recuerdos...

Una persona anciana dijo que lo unico que quedaba al final del camino eran los recuerdos, y que lo mas triste era llegar a la vejez y olvidarlos; guarda tus recuerdos, pues es lo unico que queda. La gente se va o desaparece.

Si el no te recuerda... no merece que le recuerdes tu.

saluditos!!!

Vale Becker dijo...

Las palabras de Coelho son fantásticas, son buenísimas, siempre. A mí me encanta :)
Un abrazo

Patricia dijo...

Yo creo que es bueno "recordar" el pasado pero no "vivir" en el. Las experiencias buenas o malas son como un test cuyo fin es hacernos mejores personas. Evitando los mismos errores dejamos ese "infierno" que se crea a consecuencia de los mismos.
Al pasado dejalo ir...quien vive el presente vive la eternidad...
Me gusto mucho el post, me alegra mucho haberte conocido:)
Un abrazote!!

markin dijo...

Tenemos un presente, que hay que vivir desando que no se vuelva pasado.

Y cuando dejamos que el pasado venga, ojalá llegué con una sonrisa. Ojalá sabiendo que hicimos lo que quisiéramos hacer en presente.

Cariños.

Vale Becker dijo...

Jaja!! Sí, en el video se ve a mi hermano caer 2 veces! Fue el primer año que quiso hacer snowboard entonces todavía no dominaba bien la tabla... jeje. Y el que lo choca de atrás en una de las partes es mi papá jeje
Gracias :) me alegro que te haya gustado el video. Y el lugar, es hermoso. Mucho más lindo verlo en la realidad que por fotos jeje
Saludoss

alicia dijo...

Sólo somos capaces de reflejarnos en los ojos de aquellos quienes se merecen contemplar nuestra luz.

Ojos ciegos los que no saben apreciar lo que vale la pena.

Tenía ganas de volver a leerte! He vueltooo!!!

Besotes!!

lucasordoñez dijo...

tenés que recordar recuerdos que recuerden que hay un futuro recuerdo que te espera esther.
un beso,
muy profundo y grato lo que escribis.

Alf dijo...

El final es un poco "ignorancia" de Kundera. ¿puede ser?