lunes, febrero 26, 2007

Señales


Aún recuerdo aquel rosario que colgaba en el coche de aquel entonces de mi padre. Tenía unas piedras cristalinas azules hermosas y... ...esa cruz que me miraba...
- Rezad a Dios. Él es vuestro amigo- nos habían dicho en el colegio.
Aquello me lo tomé muy en serio. Me creí realmente que Dios era el mejor amigo que pudiera haber en el universo. Así que cada noche, antes de dormirme, le hablaba. No sabía cómo dirigirme a él, jamás nadie me enseñó pero, no importaba: él me aceptaría tal y como soy. No recuerdo cuantos años tendría, quizás unos ocho,y seguí y seguí aquella comunicación que se prolongó durante años y años...
No recuerdo cuando dejé de rezar con aquella frecuencia y cuando comencé a pensar que quizás ese ser no hubiera existido nunca. Pero, resulta que si pensaba en esa inexistencia me sentía más sola, más abandonada a mi suerte y éso era triste, muy triste... ...yo, sola ante el inmenso mundo... ...Sin embargo, me resistía a creer ciegamente en él; no quería ser esclava de un posible fanatismo y de la búsqueda de una verdad que se escapaba a mis manos. Un día lo supe : soy agnóstica, me dije a mí misma. Sin embargo, la búsqueda aún continúa y la inquietud y las ansias por saber toda la verdad ¿Dónde estás, Dios? ¿Me sigues? ¿Qué debo hacer? ¿Hacia donde voy?; son preguntas eternas, longevas que nunca obtienen esa respuesta que tanto ansío; no son más que una parte de los muchos interrogantes que rondan por mi cabeza y que no soy capaz de resolver.
Últimamente, me muevo por un mundo extraño: señales ¿Señales? ¿Desde cuándo he creído yo en las señales? Sí, últimamente ando así, medio loca, estudiando esas "señales". Pueden ser las palabras de alguien, un sueño, la aparición de un nuevo personaje en mi escenario particular, el nuevo rumbo de los acontecimientos... ...y da igual que lo que suceda duela o por el contrario sea maravilloso. Esas "señales" mueven mi vida, intentan facilitarme el camino. Debería aprender a hacerlas más caso, a andar hacia esa lucecita que me intentan mostrar ¿Seré capaz? No lo sé ¿Hasta cuándo las sentiré? Tampoco lo sé ¿Será que Dios se comunica de esta manera y no me había dado cuenta? Ni idea. Lo único que sé es que prefiero pensar que él está ahí;que cada paso que doy,él lo da conmigo ; que en cada dolor él, me consuela y que en cada alegría, él me acompaña. Quizás sea cierto aquello que escuché salir de la boquita de un personaje de una película, que seguramente sería la de ¡Vaya Santa Claus!: "Ver es creer. Creer es ver"

12 dicen bla,bla,bla:

blueberrie dijo...

Bienvenida Esther!
Me parece que son señales de que te estás conectando con el universo, te estás integrando activamente a él, sin darte cuenta quizás, y eso es maravilloso.
En relación a la foto: ¿la tomaste esta mañana en Montevideo? jéjée...

Besos.

Dragón del 96 dijo...

Bueno, me gusta ser perceptivo con mi alrededor pues aunque no lo creas todo esta lleno de señales, claro s quieres creer en ellas. Algunas son mas obvias que otras.

Slaudos.

flor dijo...

Esther, yo creo profundamente en Dios y participo mucho en la vida laical.

Dirigo un grupo de acción católica y digo también que Jesus es el mejor amigo que se puede tener.

Cada uno cree en algo distinto, puede ser, pero termina siempre siendo lo mismo.

Llamalo como quieras pero es él quien queda.

Besote amiga

Dinorider d'Andoandor dijo...

el problema es que cuando nuestra obcecacion nos impide ver los signos que se muestran ante nuestros ojos



vivamos el momento
cada quien ve lo que quiere ver

Mameri dijo...

Es para mi muy difícil imaginar un mundo en donde no haya algo que fue el origen de todo, algo que nos dio la esencia de nuestra vida ¿generación espontánea? ¿y cuándo fue el principio entonces? ¿y quien nos puso aquí? ¿y para que estamos aquí?

Ciertamente se me hace muy difícil pensar en un mundo sin un Dios creador.

Y más aún, como dices tú, se me hace muy difícil imaginar un mundo sin un Dios que me ame y me acompañe...

Lunaria dijo...

Yo creo que las señales siempre están a nuestro alrededor, sólo que hay veces en que no nos paramos a verlas.

*_Legends... dijo...

Volví a pasar por aquí preciosa.
Te dejo un besazo enorme!!!!

Guapaaaaaaaaa, ánimo!!!!!!

*_Legends... dijo...

Volví a pasar por aquí preciosa.
Te dejo un besazo enorme!!!!

Guapaaaaaaaaa, ánimo!!!!!!

Princesa Dariak dijo...

Amiga, podràs ver las señales, Dios tiene muchos medios de comunicacion.
Y hay cosas que no vemos, sin embargo sentimos su presencia: el aire, brisa. La gravedad. El amor... Y sin ver, creemos!

Un abrazo de Luz.

Anónimo dijo...

¿Dónde está Dios, te preguntas?
Dios está en ti y en mi.
En el pobre y en el rico, en el guapo y en el feo, en el que muere violentamente e incluso en el que mata a un inocente. ¿De verdad vas a pensar que Dios no existe? ¿Cómo no va a existir? ¿Qué sería de nosotros sin Él? ¿Qué sería de Él sin nosotros? García Márquez decía en uno de sus personajes: "Soy un desconcertado de Dios". ¿Por qué? Porque tan absurdo le parecía que Dios existiera como que no existiera. Pero eso es lo bueno de Dios. El no inmiscuirse en nuestras vidas. En dejarnos la libertad de actuar. ¿Es que preferirías que Dios fuera como Papá Pitufo? No, mujer. Dios se manifestó a través de Jesús el de Nazareth, y se sigue manifestando a través de todo el que cree en Él. Y el que cree en Él ve a los demás como a otros Cristos. Y Cristo es el camino, la verdad y la vida. Conócelo más a fondo y no te sentirás defraudada. Jesús es lo más grande que le ha podido pasar al hombre. Te lo digo con todo mi convencimiento y sería mi mayor deseo que no lo dejaras tirado en un rincón. La fe es algo que hay que cultivar. Si te quedaste con la fe de cuando hiciste la comunión es lógico que no te sirva ahora. ¿No crees?

Gabrielus dijo...

ESTHER:

Hay señales, existen los ángeles, existe Dios, Dios es espíritu, no lo podemos ver. Sin embargo lo vemos en todos lados, en la naturaleza, en los niños, en los ancianos, y sobre todo en el amor.
Porque Dios es amor. Y Dios es el Padre de todos, y nos ama como a sus hijos. Ten en cuenta a tu padre y el amor de él hacia ti, y multiplíca eso infinitamente para saber de tu Dios Padre y su amor.
Lamentablemente estamos en una realidad que siempre empuja a ver para creer, o sentir algo patente con los sentidos para saber de la existencia de Dios. Pero la verdad es que hay que percibir con el espíritu, absolutamente con el espíritu. Como cuando amas a una persona y no puedes explicar por qué, sólo dices que sientes con tu alma que lo amas. De esa manera, y aún más, debes sentir el amor de Dios.
Cuando ocurra todo eso, dejarás de ser agnóstica y tendrás una fe plena. Pero mientras, Dios igual te amará y tratará que siempre acudas a Él cuando lo necesites o cuando quieras agradecerle algo.
Si no has leído el famoso cuento "EL Principito" hazlo y verás cómo Dios te hablará por ese medio, como lo hizo conmigo.
La clave está en nunca dejar de sentir como niño, aún cuando seamos adultos o ancianos.
Debes recuperar tus rezos de antes.
Estoy seguro que Dios te lo pide.
Besos amiga!

Pd: tu ultima visita a mí, fue en un bajón inusual, pero ya estoy mejor y sigo con el amor a flor de piel!

Cristina Fornés dijo...

Hola Esther, recién hoy estoy encontrando tu casa y esta entrada.
No lo dudes, Dios existe, nos ama, y trata de comunicarse con nosotros. Él siempre toma la iniciativa. Nos ha dejado la revelación de si mismo a través de la Santa Biblia. Lo que de Él podemos saber, es lo que nos ha querido mostrar en su Palabra. Todo lo demás que podamos decir fuera de allí, es pobre especulación humana. Te invito con todo cariño a visitar mis casas: Desde el Pesebre y Él dijo. Ponte en contacto, para que pueda enviarte algún material para tu consideración. Un fuerte abrazo y hasta pronto.