jueves, agosto 24, 2006

Operación retorno.



He hecho el camino de vuelta de la sala de lectura a mi casa con enfadado y malhumor mezclado con tristeza y deseos de huir de esta sociedad, de volar , de recorrer kilómetros y kilómetros hasta qué sé dónde ; he estado que me subía por las paredes, aunque por mi carácter reservado no he mostrado el menor signo de agresividad. Tengo esa suerte, soy así, me enfado por dentro pero, por fuera no lo demuestro, en todo caso llevaré una cara de pocos amigos, y me sentiré desganada para seguir una conversación cuando me están hablando, o para iniciarla yo pero, nada de gritos, nada de discusiones, ni bofetones . Y es que a veces no hay nada mejor que ver, oír y/o escuchar, en todo caso alucinar , callar y un: - vale, vale, contrólate; aquí no ha pasado nada, no más problemas que bastantes te pueden venir ya.
He ido a estudiar. Tengo costumbre de ir a salas de lecturas o a bibliotecas ( mucho mejores, pero ahora no puedo ir porque en verano las cierran). Yo voy porque en casa no me concentro: mi sobrina pequeñita viene todos los días a mi casa (excepto los fines de semana) porque los papás trabajan a la vez y yo me distraigo con ella, la TV, el ordenador que parece decirme: - cógeme, cógeme- algún hermano rondando por aquí y por allá, etc. Sí, soy como muchos estudiantes que cuando estudian no quieren que se mueva ni una paja. Por eso para buscar más tranquilidad, para centrarme más, prefiero hacer mi labor en este tipo de salas o, en bibliotecas. Hay otras personas, a las que no les importan los ruidos pero, de todo tiene que haber.
En estas fechas,ya había estado un rato por la mañana y como por estas fechas la sala está hasta los topes, y quiero continuar estando un ratito más por la tarde, dejo allí unos apuntes , para que vean que está ocupado: toda la gente hace lo mismo. Es volver a casa, comer y volver a plantarse allí para continuar. El caso, es que cuando he vuelto mis apuntes estaban encima de la mesa, apartados , como si fueran unos papelotes que sobraban. Y en el sitio donde se suponía que estaba yo antes, estaban las cosas de otro ¡ Qué asco! ¡ Qué discriminación! ¡ Qué gente más desconsiderada y asquerosa! Y no sé por qué , si por no llamar más la atención, no hacer el numerito y que me miren todos, que prefiero callar , esconder mi indignación, recoger mis papeles y estúpidamente intentar ver si queda otro sitio pero, ¿ qué va a quedar?
Otra vez también me lo hicieron y como es hoy el caso, me tuve que resignar y volver al piso. Tengo que dar gracias a mi desconfianza, pues por ella, suelo dejar apuntes que ya no me sirven sólo para que se sepa que hay alguien ahí, porque son capaces de dejártelos en cualquier sitio tirados y tú vas y a saber dónde están. A la gente, le da todo igual, no tienen escrúpulos de ninguna clase, no son capaces de pensar : - y el otro(s) que va(n) antes que yo ¿qué? - A veces también siento llamas por dentro, que me arden y me queman cuando viene algún que otro "abejorro", como yo les llamo, y no son capaces de hablar bajo como los demás. Alguna vez, pasa y yo les hecho miradas enfurecidas y a veces he hecho: -¡Shhh!- y si me parece insoportable me cambio de sitio( si me es posible) delante de sus morros. Ellos ven, escuchan , también te miran y siguen igual.
Pero, esta desconsideración no se da sólo en lugares de estudio, pues tampoco los más pequeños se salvan del mal de la desconsideración. Esta mañana mismo, mi padre había salido ha columpiar a mi pequeña sobrina. La balanceaba fuertemente en el columpio, cuando de repente se acerca una niña de unos 12 años y para el columpio de golpe. Imaginad, de ser con fuerza columpiada a tener un parón seco, la pequeña puede salir del columpio y caer... ... y es que la pobre adolescente quería columpiar a otra niña más pequeña que ella en el columpio, y claro, mi sobrinita que estaba antes estorbaba, no podía esperar ni unos minutos. Mi padre con toda la razón la ha hechado una reprimenda:

- ¿ Qué haces? ¿ no ves que me la vas a tirar? ¡ tú te esperas como todo el mundo!

Y es que hay cada fresco por ahí...
No sé si antes habrían los mismos... ...pero, cada vez me topo con más de éstos. Parecen multiplicarse a dos veces mil, como piojos. ¿ No pueden pensar o qué ? yo si voy a una sala y veo que está todo lleno, no le quito a nadie que no esté en ese momento sus apuntes de la mesa, me aguanto y me voy; si quiero ver la Dama de Elche que la traen en un camión no voy atropellando y dándome de tortas con todo el mundo; si hay cola en el super mercado no voy a pasar delante de todos /-as; si deseo columpiar a mi nene , por decir, no voy a parar el columpio en el que está otro niño de sopetón para que se ponga el mío. ¿ Cómo llamar a esta gente? ¿ Egoístas? ¿ Inconscientes? ¿ Descerebrados? ¿ Apañados? ¿ Se les puede dar algún calificativo? ¿ Es simplemente una consecuencia más de la sociedad que está podrida ( como bien opinaba un blogger por aquí)?

6 dicen bla,bla,bla:

Blue woman dijo...

Sí,hermanita es verdad, tienes toda la razón hay gente muy desconsiderada y muy egoísta por ahí.Como ya sabes no eres la única a la que le ha pasado ésto a mí tb una chica me quito el sitio porque se quería quedar con su amiguita,la muy fresca.Tu estabas y me defendiste y gracias a ti no me quedé sin sitio y me tuve que ir a mi casa llena de rabia.¿Te acuerdas?Sí, es verdad hermanita en este mundo hay cada fresco....

flor dijo...

Esther, ¿cómo estás?.. por lo que leo veo que lamentablemente mal.

Ánimo!!! Los días malos los tenemos todos, pero la buena noticia es que terminan. Mañana las cosas irán mejor, ya lo verás...

A mí también me molesta cualquier ruido en mi casa cuando tengo que estudiar. Gente hablando, música, una canilla que pierde agua, el viento que por la ventana herméticamente cerrada hace ruido... todo!!! Sólo a veces pongo música yo, cuando estoy leyendo para la universidad, no estudiando. Así que TE ENTIENDO.

Te mando un besote, y la certeza de que mañana será un mejor día...

Dinorider d'Andoandor dijo...

nunca falta alguien con los tornillos sueltos... como para aplicar la Fuerza en sus pescuezos!


Yo tambien en casa a veces se me hace dificil estudiar, antes me perdia en un bosque para eso, que hay en mi casa de estudios.

Dragón del 96 dijo...

No voy a negar que estos tipos de comportamientos molesten a mas de uno, por mi parte no los soporto tampoco, pero es algo con lo que he aprendido a vivir.

¿por que?

Bueno, por que no puedes cambiar al mundo. Si vieras las cosas que leo en algunos blogs donde se discriman a estas personas con poca educacion, que no tienen la culpa, crecen siendo así pues asi los criaron sus padres y a ellos sus abuelos y asi sucesivamente. Solamente nos queda arreglar aquella parte de la cadena de la que somos participes, depende mucho de nosotros que actitudes como estas cambien. No podremos cambiar al mundo, pero si darle un empujoncito... de granos de arena esta hecha la playa.

Tambien estudio alejado, es mejor para mi.

Slaudos.

Jan S. dijo...

Bueno yo ya no soy estudiante, aparte de mis clases de chino de los sábados por la mañana. Pero vislumbro en el transfondo de tu texto que tan solo hablas de "respeto". Si tu eres respetuosa con los demás esperas que te paguen con la misma moneda. Creo que hay que aprender a no esperar nada de los demás, si es posible, o al menos no lo mismo que nosotros damos y podemos dar. Hace mucho tiempo que yo trabajo interiormente esa capacidad y algunos avances he conseguido. Lo practico con mi pareja, con mis amigos, con mi familia y con la sociedad en general. Otra cualidad que hay que trabajar es el "orgullo" pero sólo para no dejarnos pisar por los demás. Creo que deberías haber apartado esos apuntes que estaban en tu sitio y haberte puesto allí a estudiar. Si aparece el sujeto en cuestión le dices que "no se nada...yo me he puesto aquí esta mañana temprano".
Que no te desencante nunca la vida, es el don más maravilloso que tenemos.
Saludos,

vegan dijo...

siento pasar menso por tu blog ultimamente, ando algo liada, gracias por leerme guapa.

saludos tb para sara y dinorer
byebyeeee