sábado, junio 10, 2006

Historia de perros


Era ya la única perra que nos quedaba; se llamaba Diana. Era bella, de pelo suave y negro, gordita y muy muy muy inteligente.Desde que murió su hermana, Laika, la consentimos poder andar libremente por todos los lugares de la casa, porque tras morir su hermana se puso triste y se quedó muy solita... ...nos daba pena...
Mi padre la trae de pasearla por la calle de hacer sus cosillas; es de noche y todos nos vamos a dormir, que mañana será otro día.No me podía imaginar que esa sería la última vez que la vería,y me fui a la cama, como si tal cosa.
Llegó el nuevo día y yo estaba en la cama durmiendo como un tronco.Mi hermana abrió la puerta para despertarme y me dijo:
- ¿Sabes lo que ha pasado?
-¿Qué?- dije yo asustada y esperándome lo peor al ver las lágrimas de sus ojos.
-Diana ha muerto.
Es la mañana fría del 28 de diciembre del 2002. Además de fría es uno de los días más tristes de mi vida. Todos están con los ojos llorosos y mi padre explica amargamente lo que pasó. Él estaba en el mercado, distraído en un puesto y, la perra estaba revolcándose en un montón de arena. De pronto, un furgón se abre camino entre los traseuntes y se oyen unos gritos: - ¡ay, ay, ay!
Cuando mi padre se da la vuelta ve al furgón marcharse como si nada y la perra malherida en la carretera.Mi padre, nervioso, triste a la vez, se acerca a ella: está agonizando. Mira a su dueño, diciéndole un triste adiós con su mirada, expresando en un sólo instante su gran amor hacia él y después una triste despedida; cierra los ojos como sumida en un profudo sueño.
La casa está vacía, triste. No puedo dejar de pensar en ella :en sus besitos, en su forma de ladrar, en sus cantos... ...y me pongo a llorar y también por las noches hasta que me duermo.
El 31 de diciembre, decidimos adoptar un perro y vamos a una protectora de animales, cerca de nuestra localidad. Nos acercamos a una de las jaulas y, los perros acuden hacia nosotros. Ladran bulliciosamente; parece que digan: - ¡a mí! ¡ a mí!- Mi padre hecha el ojo a uno y dice: -ése. La trabajadora de la perrera lo saca. Según ella, antes de darlo tiene que pasar una persona para evaluar si el animal va a estar bastante solo o no, si nos podemos ocupar de él, etc. Si se nos concede la adopción, tiene que pasar un mes para que el perro venga a casa.Pero, según ella nos ve muy tristes; ya sabe la historia de Diana, que se la ha contado mi padre. Ella, intuye que cuidaremos bien del perro y, nos lo da.Pero, antes de podérnoslo llevar, lo revisa el veterinario y le pone una vacuna. El veterinario nos dice que por la dentadura deberá tener año y medio.
Lagun, ya está en casa.Está muy sucio y flaco. Le pesamos y pesa dos kilos. Mi padre lo lava; ahora, parece otro.La trabajadora de la protectora nos dijo que llevaba allí todo el verano y estuvo dos meses muy deprimido. Además, como sus compañeros de jaula eran más grandes que él, no le dejaban comer.
Por la noche, celebramos la Nochevieja. Lagun está nervioso en su nuevo hogar y no puede estar más de dos minutos sentado o quieto en algún sitio. La primera noche, cuando nos vamos a dormir lo dejamos sólo en la cama que le hemos puesto. En la oscuridad se pone a llorar. Mi padre se levanta a reñirle una vez y yo le digo que que llore es normal, porque es la primera noche que está aquí y se siente extraño y tiene miedo. Ésto le pasa a muchos perros por la noche, porque aún no están acostumbrados a su nuevo hogar pero, a la noche siguiente ya no suelen llorar.
Ahora, Lagun es otro.Ya debe tener cinco años. Ha engordado; pesa cuatro kilos.Le llevamos a veces a la peluquería como a un señorito. Y nos acompaña( menos en verano porque hace mucho calor para él) a mi hermano, su novia, la hermana de su novia, a mi hermana y a mi a hacer senderismo. Lagun al fin es un perro feliz, aunque le dan miedo las bolsas de basura y no podemos saber el por qué. Lagun, hace las delicias de todos. Nunca ocupará el lugar de las otras dos perras que tuvimos; pienso que cada cual es diferente y que simplemente cada uno ocupa un lugar distinto pero, siempre dentro de nuestros corazones. Me da pena que muchos lo pasen mal( porque ellos también tienen sus sentimientos) al ser abandonados. El nuestro, tuvo suerte y me alegra que hayamos sido una de esas familias que les ofrecen otra oportunidad. Si es posible, cuando viva sola repetiré. Para mi ha sido una experiencia maravillosa.
Aquí os pongo a Lagun para que veáis lo guapo que es y lo feliz que es ahora.

11 dicen bla,bla,bla:

Llorá con respeto dijo...

Es muy lindo tu relato de los perritos, me he identificado bastante. Y sí, yo creo que tanto Lagun como Yerba han tenido mucha suerte de ser adoptados y mimados, pero pobrecitos, nunca me olvido que otros están ahí, esperando que alguien algún día los elija.
(Juro que de vivir en el campo, casi tendría una protectora)
Dice mi hermana, que tiene a la Lula (también adoptada), que cuando es así, son mucho más agradecidos los chiquitos, que son menos malcriados que los 'comprados'...tal vez algo de razón tenga.

Saludos Esther, coincido con vos, una de las mejores experiencias!

Dinorider d'Andoandor dijo...

todo un personaje habia sido Lagun

Anónimo dijo...

MI AMOR QUE BONITO QUE ES,,YO AMO CON TODA MI ALMA A LOS PERRITOS ..LOS AMO..ME HIZO LLORAR TU HISTORIA..MUY CONMOVEDORA

Anónimo dijo...

Me gustaria saber por el amor y mi futuro en mu fecha es de13/04/1993

Anónimo dijo...

y tmb me gustaria saber de un chico aries

Anónimo dijo...

me gustaria como sabe

Anónimo dijo...

Me gustaria sabe

Anónimo dijo...

En elamor aries

Anónimo dijo...

Saber de un Chico aries

Anónimo dijo...

Me gustaria saber en el amor y fututro

Anónimo dijo...

En elamor aries