martes, junio 15, 2010

Viene el ayer, viene y va...


Deviantart.

La veo. Su sombra deambula por la noche; se cuela en un pensamiento y entumece el corazón con un frío aroma de pasado. Un fantasma. Un hueco de ausencia en la pared. Silueta humana y misteriosa: ¿será hombre? ¿mujer? Los contornos vacíos de su cuerpo no me dicen la verdad; no hablan a través del tiempo; no rescatan las voces secuestradas, apartadas, marchitas por un insensato final. Voces... ¿cómo será su voz? ¿Liviana, alegre y vital, como la de una pluma? o, ¿grave, somnolienta y potente, como la de una pesa? ¿Y sus ojos? ¿Tendrá los míos? ¿Le devolverá el lago de un espejo mi reflejo? Si es así, lanzará su láser de indiferencia, anulándome, negándole a la naturaleza lo que es obvio: que él o ella pertenecen a un país: Mi Yo. Si la envoltura externa no habla de mí, lo harán las montañas internas de su alma; puede que en un brochazo inscrito en la profundidad de su oceáno o, en la fina línea de un perfil que acaricia el horizonte. Él... o ella ¡Maldita sea! ¡Ni siquiera puedo saber su sexo! ¡Ni un maldito y puñetero sexo!

El mapa político de Eurovisión. El mapa que cuelga en la pared de un lugar cualquiera. Músicos, escritores, sonrisas, paragüas, lluvia, sol... ¿Dónde estás? ¿Qué es de tu vida? Te busco en un recuerdo de blanco hospital, en una cuna que nunca fue tuya, en un abrazo y en la brisa de un beso. Abrazos... sonrisas... girasoles de un sentimiento que nunca te di. Horas, momentos, días, crucigrama de un destino que se perdió por el retrete de un pavoroso error.

La noche del olvido, los duendes inquietos de mi imaginación y un corazón parcialmente hambriento son las monedas de mi crimen: donar un óvulo a cambio de 1000 Euros.

6 dicen bla,bla,bla:

Esther dijo...

No sé vosotros pero, así, tal y como lo escribí, creo que me sentiría yo. Me sentiría muy rara y sería tb muy triste saber que tienes un hijo desperdigado por el mundo, quién sabe dónde ni con quién y al que jamás podrás conocer, ni saber quién es... Para mí, da igual que lo haya parido otra: ése óvulo es mío, por tanto, es una parte de mí y ¡es mi hijo!
¿Por qué tienen que hacer eso? Por la tontería de decir que han parido un hijo? Bueno, sé que debe de ser doloroso querer tener un hijo y no poder... pero, no sé... es como dar a tu hijo... Óvulos o espermas, da igual. Además, tb podrían adoptar. Yo conozco a una pareja que no podían tener, por mucho que lo intentaron y adoptaron y así tb encontraron un pedacito de felicidad y es más, se la dieron a otros niños, que lo habían pasado mal. Son muy felices y creo que saben que son adoptados pero, se hicieron un poquito más felices ellos y los niños...

Bueno, yo respeto otras opiniones... Quizás opiniones contrarias puedan hacerte rectificar en ideas a veces, reflexionar, te enseñan... Aunque yo rara vez cambio. En este caso, creo que JAMÁS. Cada uno puede tener su opinión. Lo digo para que no influya lo que yo pienso... Aunque creo que eso no hace falta que lo diga. Mi opinión es que es horrible.

Un saludito.

Esther dijo...

¿Alguien estaría dispuesto? Yo no.

Por suerte, yo no hice eso. Sólo me imaginé cómo me sentiría.

Otro saludito.

Fujur dijo...

Este pensamiento lo he tenido yo en varias ocasiones. La paternidad biológica es una, por más que la social sea otra.

Dice un Catedrático de Derecho Civil que lo que es biológico es el concepto de progenitor, el concepto de padre-madre es un concepto jurídico, social. Estoy de acuerdo en parte.

Un abrazo!

Carlos dijo...

Como la sombra que permanecerá siempre unida existirá igualmente ese vínculo con el hijo que a diferencia de su sombra no podrá ver sino imaginar.

Es una situación complicada, de las que conlleva muchos rucamientos de cabeza antes de dar el paso, aunque puede que la propia supervivencia de ella o la de los suyos tal como está el mundo determine la elección en un mercado que no entiende de argumentos.

Feliz finde! Se acerca la noche del fuego! :)

Dinorider d'Andoandor dijo...

padre es el que cría, no siempre el que engendra o ayuda a engendrar

Fujur dijo...

me chocó mucho, dino, que este concepto de padre lo sigan también los pingüinos... se ve que no son nada leales a su pareja jejejeje!
un abrazo!!!