jueves, junio 12, 2008

Fuerte enemigo.



Te adueñaste de mi vida, una más de tantas. No puedo recordar cómo ni cuándo fue la primera vez que lo hiciste pero, te sé y te sé porque aún puedo sentir tu invisible figura con mirada felina, esperando a que yo de nuevo te abra la puerta de mis pensamientos. Nervios, sí, quiero gritar tu nombre a los cuatro vientos para que todo el mundo sea consciente de ti y de tu propio veneno, ése que despides por cada milímetro de tu inexistente piel, ése que tú sabes inyectar con toque maestro. Aunque te mueves sigiloso por los estantes de la vida: para nada eres impopular.

Una vez fui flor de pétalos delicados: los tallos de mis piernas temblaban y toda yo era un seísmo. Hasta el viento, el fino viento podría haberme devastado, hundido, masacrado, como a una débil hoja de papel. El rocío bañó alguna vez mi cara. También en alguna ocasión, sentí un algo pesado sobre mi cabeza, probablemente la pesada nube de tu fatal presencia. Y ¿cuántos síntomas más habrás provocado? Debilidad, sí, esa es la clave de tu éxito.

Sé tu truco: son los pensamientos los que te hacen ser notorio, el motor de atracción en nuestras vidas, son las puertas por las cuales encaminas tus pasos, los pasos del principio y del final.
Consciente de tu daño, no te quiero. Hoy deseo desecharte, desterrarte a la isla del nunca jamás. El problema es que esta relación es como la de amor-odio: no siempre es fácil deshacerse de ti. Aunque he de reconocer que estoy mejor sin ti.

11 dicen bla,bla,bla:

Esther dijo...

Disculpen lo de los párrafos: es que blogger no me deja ponerlos bien...

Saluditos a todos y buen resto y fin de semana.

amor dijo...

me gusta cuando hablas de tus sentimientos con sinceridad

un beso

BEA dijo...

Puedo identificarme perfectamente con este texto. Ha sido genial!!!

Hoy ya estoy mucho mejor. Menos mal...

Cuídate guapa!!!

Yessi dijo...

Hermoso post y sin duda aunque algo o alguien nos cause adicción, si no es lo mejor hay que desecharlo, arrancarlo y enterrarlo, aunque claro, lo dificil es el proceso, muuy dificil pero no imposible.

Un gran abrazo.

Alma azul dijo...

No te rindas y no dejes que se adueñe de ti, de tu vida.

¡Lucha! que la vida es una eterna lucha.

Un besito.

Dinorider d'Andoandor dijo...

sí, son los pensamientos

JAVIER AKERMAN dijo...

El apego siempre es negativo, por eso tu post es un ejemplo sincero de este tipo de experiencias y, sobre todo, la valiente decisión tomada.
Un abrazo.

Alexis dijo...

Gracias por deleitarnos con tus posts.

Está bueno el diseño :)

Alatriste dijo...

Estoy con tu hermana. Lucha y no dejes que nada ni nadie se apodere de tu vida. Lo que no hagas tú por ti misma, no lo va a hacer nadie.
Eres una persona muy sensible, muy auténtica y mereces ser feliz, así que deseo que los enemigos se olviden de ti y que encuentres muchos más amigos que te ayuden y te hagan sentir mejor.
Por mi parte ya sabes que me tienes de tu lado, pues como también han dicho ya por aquí, me encanta cuando desnudas con sinceridad tus sentimientos.
Un beso muy fuerte y mucho ánimo.
Hasta pronto, amiga.

abulico dijo...

La distancia es muy util en estos casos. Intenta buscar cosas que te ayuden a no pensar: cosa con las que no tengas que acordarte de nada ni de darle vueltas al coco.

A mi, en su momento, me funciono.

Despues llega un dia en el que te das cuenta de que ya no piensas en ello, y te sientes feliz, feliz y mas fuerte.

Animo! y mucha fuerza!!!

GLADYS dijo...

HOLA ESTHER! REALMENTE ME SORPRENDI AL LEER ESTO, EVIDENTEMENTE ME PERDI ALGO. INTUYO LO QUE TE OCURRIO Y SABES QUE HE PASADO ALGO PARECIDO, CUANDO QUIERAS MANDAME UN MAIL, SI LO NECESITAS, NO LO DUDES, SE FUERTE ANTE TODO, TODO PASA, VERAS.
UN BESO GRANDOTE